"Montilivi sigue invicto". La crónica del Girona F.C. 0-0 Real Oviedo. Por Jordi Bofill.

Posted by Penya Jandrista GFC On 15:48:00 0 comentarios


Montilivi sigue invicto

 Por Jordi Bofill


Girona y Oviedo empataron a cero en un encuentro donde el miedo a perder tuvo más peso que el atrevimiento a ganar. Los hombres de Machín, invictos en su feudo en lo que llevamos de temporada, siguieron con la buena racha de las últimas jornadas acumulando 9 puntos de los últimos 15 en juego (dos victorias y tres empates). Pese a proponer más que su rival, el equipo gerundense no tuvo la lucidez necesaria para superar la línea defensiva rival. Un equipo, el de Fernando Hierro, que no inquietó a Bounou más allá de dos jugadas puntuales. Justo reparto de puntos que mantiene a los locales en zona de play-off a falta de los partidos de hoy.

El partido en si tuvo muy poca historia. Pablo Machín introdujo tres novedades respecto al once que empató en Cádiz el pasado domingo: Bounou por René en la portería, Coris por Cifu en el carril derecho y Cristian Herrera en lugar de Rubén Alcaraz, volviendo al 3-5-2 original que había aparcado en las últimas fechas. Pese a que la salida del equipo fue buena, el paso de los minutos demostró que pocas cosas claras sacaríamos de un encuentro menos atractivo de lo que podría parecer en las horas previas al choque. Excepto los detalles individuales de Portu y las irrupciones de unos enormes Coris y Aday en los carriles, el equipo se mostró plano y sin muchas ideas ofensivas para superar el entramado defensivo de un rival que en la primera mitad solo inquietó en una volea de Toché que se perdió por encima del travesaño.

Las jugadas a balón parado del Girona, arma utilizada en muchas ocasiones para superar partidos oscuros como el de ayer, tampoco funcionó. No fue la tarde de Borja García y eso, unido a los pocos recursos de los que disponía el técnico soriano, empobrece las opciones de un conjunto que se ha acostumbrado mucho a la suerte del ex del Córdoba. Un lanzamiento de córner directo y una gran jugada entre Coris y Portu que Juan Carlos desvió a la esquina, fueron las mejores opciones de un equipo que siguió sin encontrar su mejor versión en el segundo tiempo.

Dos lanzamiento de Aday tras el descanso y un contragolpe visitante que terminó con un disparo alto de Linares parecieron cambiarle la cara al partido, aunque nada más lejos de la realidad. A medida que transcurrieron los minutos y pese a que siempre el Girona intentó proponer algo más que el rival, parecía que ambos equipos se conformaban con el punto. Y eso que el técnico soriano movió el banquillo tratando de mantener la posesión de balón antes de que el encuentro pudiera romperse a contragolpes, hecho que favorecía al equipo entrenado por Fernando Hierro. La entrada de Eloi y Rubén Alcaraz ayudó a ello aunque terminó de cerrar cualquier opción ofensiva al dejar a Longo como única referencia (lleva dos partidos peleando con la suerte que le caracterizaba). Sin Portu y Cristian Herrera y con Borja desdibujado, el equipo aun tuvo la oportunidad de llevarse los tres puntos en el descuento debido a una acción de Eloi a la que el mismo Borja no llegó por muy poco hecho que no hubiera disfrazado los problemas que tuvo el equipo gerundense en la creación.

Llamaron la atención los silbidos hacia Pablo Machín con la sustitución de Portu por Eloi a mediados del segundo tiempo. O estamos muy bien acostumbrados o la falta de memoria es evidente. Y ya no por todo lo logrado en los años precedentes, que eso es algo que creo debería ser incuestionable. Mejor que como lo hizo el técnico soriano no se puede resumir: “Yo puedo exigir actitud y este equipo la tiene. Ni podemos jugar como el dream team ni podemos ganar todos los partidos. Tampoco tengo a los mejores jugadores ni una varita mágica. Jugamos con nuestras mejores armas de la mejor forma posible”. El hecho de quedarse dos años seguidos a un partido del ascenso y la confección de una plantilla hecha (presuntamente) para tener opciones a todo ha elevado la exigencia hasta el punto de silbar, en la jornada 10 y con el equipo en zona de play-off, lo que no nos gusta. Todo ello, pese a encadenar cinco jornadas invictos, cuatro de las cuales manteniendo la portería a cero (igualando la mejor racha en ese aspecto desde la llegada del técnico soriano al banquillo). A eso, súmale las importantes bajas de Cifuentes, Kiko Olivas, Richy y Fran Sandaza. Y si se quiere incluso se puede añadir la de jugadores secundarios que en estas condiciones podrían sumar: Carles Mas, Pablo Marí y Felipe Sanchón. Y no hablemos de las quejas sobre Bounou, sobre el papel secundario que tiene Granell en las últimas jornadas y las críticas a Longo, máximo goleador del equipo con cuatro goles. Evidentemente, teniendo en cuenta el potencial de un Real Oviedo al que se neutralizó durante los 90 minutos. Pero qué más da todo eso si nos sigue sin gustar, ¿verdad?



La frase de Machín: “Debido a nuestro currículum, los rivales nos respetan mucho”.



Girona 0-0 Oviedo

Girona: Bounou, Ramalho, Alcalá, Juanpe, Coris (Saúl, 88’), Portu (Eloi Amagat, 62’), Pere Pons, Borja García, Aday, Cristian Herrera (Rubén Alcaraz, 76’) y Longo.

Oviedo: Juan Carlos, Fernández, Gil, David Fernández, Christian Fernández, Erice, Torró, Rocha (Nando García, 85’), Michu (Edu Bedia, 71’), Linares (Susaeta, 64’) y Toché.

Goles: --------

Árbitro: Pérez Pallás (Comité Gallego). Amonestó a Portu para el Girona y a los visitantes David Fernández, Erice, Toché, Christian Fernández, Susaeta y Edu Bedia.

Incidencias: 10ª Jornada de la Liga 1|2|3. Estadi de Montilivi. 4.713 espectadores.


0 comentarios:

Publicar un comentario