El 1x1 del R.C.D. Mallorca 1-0 Girona F.C. Por Jordi Bofill.

Posted by Penya Jandrista GFC On 12:15:00 0 comentarios


1x1 Mallorca 1-0 Girona

 Por Jordi Bofill


Bounou: 5. Evitó males mayores rechazando las opciones locales tras el 1-0 pese a que es cierto que no tuvo ninguna intervención de un mérito especial. No pudo hacer nada en el gol al verse sorprendido con el rechace de Longo. Le vimos dubitativo en algunas acciones donde quizás pudo salir de debajo de los tres palos.

Kiko Olivas: -. Fue sustituido en el minuto 19 y los resultados de la primera avaluación tienen muy mala pinta. Afectado el peroné y hasta tres ligamentos del tobillo, debe bajar la inflamación en el edema para hacer un análisis más exacto.

Ramalho: 5. A buen seguro fue el mejor de la línea de tres. Rápido al corte y mejor situado tácticamente que en el debut liguero en Sevilla, sufrió ante la velocidad de Pol Roigé.

Alcalá: 3. No termina de convencer tras más de una temporada en el club al no ofrecer la seguridad necesaria para una posición tan específica como la suya. La baja de Richy y las lesiones de sus compañeros le mantendrán en el once pese al bajo rendimiento.

Juanpe: 4. Sigue alternando actuaciones irregulares, fruto de buenas acciones junto a otras de inexplicable desconexión. Con un buen desplazamiento de balón y un más que correcto juego aéreo, debe potenciar sus virtudes para ganar en seguridad.

Cifu: 4. Se le vio impotente en varias jugadas, especialmente en ataque y en la presión al rival. Veloz como siempre, apenas se prodigó en ataque pese a que tuvo la oportunidad más clara al no precisar bien un remate con 0-0 en el marcador.

Pere Pons: 5. No puede hacerlo todo por más que su calidad nos haga creer todo lo contrario. Aguantó bien posicionalmente y cortó varios balones peligrosos pero, como sus compañeros, estuvo nulo en la creación.

Eloi Amagat: 5. Tras no ir convocado en ninguna jornada del campeonato, fue la sorpresa de Machín en el once inicial. Todos sabemos de sus virtudes sin balón y su presencia evitó que el partido se rompiera como en anteriores encuentros. También conocemos sus carencias con balón, hecho que imposibilitó un paso adelante del equipo en tres cuartos de campo.

Portu: 4. Su entrada no comportó la reacción que el técnico asturiano pretendía realizar. Sin ser culpable directo de ello, el ex del Albacete apenas entró en juego y fue una muestra más que evidente de que cuando no se tiene el día, todo sale cruz.

Borja García: 5. Tres destellos fueron insuficientes para decantar el partido a favor de los gerundenses. Su asistencia a Cifu y dos lanzamientos que terminaron en nada fueron lo más destacable del equipo en ataque durante los 90 minutos.

Aday: 5. En la jornada 5 aparecen su primer contratiempo muscular, pidiendo el cambio en el descanso tras sufrir una rotura fibrilar que le mantendrá alejado de los terrenos de juego entre 10 y 15 días.

Sebas Coris: 4. Su entrada no comportó ninguna alteración ofensiva como si lo había sido en anteriores jornadas. Más preocupado en defender que en atacar, tampoco estuvo preciso en la toma de decisiones.

Longo: 5. Fue de más a menos. Tras realizar unos primeros 15 minutos más que interesantes (siempre de espaldas a portería), el paso de los minutos le fue apagando hasta el punto de no inquietar a Santamaría en ningún momento. Fue el autor, de forma involuntaria, del gol local al rechazar un lanzamiento de falta hacia su propia portería.

Fran Sandaza: 4. No tuvo su mejor día y tampoco le ayudó la forma en que se desarrolló el encuentro. No pudo combinar con sus compañeros ni encontrar espacios para definir, bregando una lucha imposible contra el mundo de la que salió derrotado.



Pablo Machín: 3. Cierto que todos los proyectos necesitan de un mínimo tiempo para que todas las piezas se acoplen y den lo mejor de sí mismos. En ese tiempo se encuentra el técnico soriano quien, por sí no tenía bastante, ve como dos de sus titulares caen lesionados dificultando aún más su planificación. Defensivamente el equipo no inspira la seguridad ni la confianza de antaño y, pese al buen inicio liguero en la faceta ofensiva, los cambios realizados conllevaron que el equipo diera un paso atrás en la única faceta en la que funcionaba. Más allá de crear más o menos ocasiones (un mal día lo tiene cualquiera) lo preocupante fue ver un equipo impotente, sin poder superar las líneas rivales en ataque estático y quedando a merced de algún golpe de suerte en forma de contragolpe o acción a balón parado para sorprender al rival. La exigencia en forma de currículum que se ha ganado Machín desde su llegada a Girona dificulta el proceso en un ejemplo que vimos durante la primera vuelta de la temporada anterior, donde incluso parte de la afición pedía la destitución del técnico que salvó al equipo en su primera temporada y casi asciende en la segunda para terminar con otro “play-off” en una memorable segunda vuelta la campaña pasada. Así de agradecidos somos.


0 comentarios:

Publicar un comentario