"No es lo que parece". Artículo de opinión del Girona F.C. sobre el caso Álex Menéndez. Por Jordi Bofill.

Posted by Penya Jandrista GFC On 11:19:00 3 comentarios


No es lo que parece

 Por Jordi Bofill




Como tantas cosas en la vida, no todo es lo que parece. Ni es lo mismo ver que observar. Lo primero, lo sabemos hacer todos. Lo segundo ya es más difícil. El culebrón Álex Menéndez se descubrió ayer a mediodía, gracias a los “compañeros” de Marca quienes se limitaron a informar a su manera (las partes implicadas aún no habían dado su punto de vista), sin neutralidad y con afán de generar una polémica que se podría haber evitado de hacer las cosas de otro modo. Textualmente, la noticia decía: “El Girona ha despedido a Álex Menéndez, lateral izquierdo incorporado en este mercado estival. El exjugador del Sporting se ha roto el ligamento cruzado en el entrenamiento del pasado martes, y el club catalán ha decidido prescindir de sus servicios y no respetará los dos años firmados. El jugador regresa a Gijón”. Ante semejante información, para cualquier lector la idea de lo ocurrido es clara: El Girona le hace una guarrada tremenda a un pobre chaval que se acaba de lesionar. Punto. Así lo vendieron. Y para nada ocurrió así.



Quiero aclarar, antes de proseguir con los hechos acontecidos, que el PRIMER y PRINCIPAL culpable es el propio club. Porqué lo que ocurrió tras emitir un comunicado en su defensa, advirtiendo que se acogía al Anexo I. Punto. 4 del Convenio Colectivo para la actividad de fútbol profesional, el cual dice que si en el transcurso de 15 días se encuentran aptitudes físicas que impidan al jugador llevar a cabo la prestación laboral por la que ha sido contratado puede anular el contrato, se podía haber evitado de haber realizado una CORRECTA revisión por parte de los SERVICIOS MÉDICOS del club. A partir de aquí existen miles de interpretaciones, clausulas y opiniones a las que acogerse: se puede llegar a un acuerdo con el jugador, se le paga todo lo firmado, se intenta eludir el acuerdo y la decisión termina en los tribunales…  


Para cuando el club ya dio su opinión, la mala imagen ya era imposible de lavar. Muchos aficionados del Sporting, en un acto de propio patriotismo y odio hacia nuestro club a partes iguales tras la enemistad creada hace dos temporadas, clamaron al cielo. Que si el destino ya predijo que éticamente no merecimos ascender y ejemplos así eran una magnífica muestra de ello, que si somos un club ruin, sin valores ni humanidad, por poner solo algunas de las lindezas más suaves a las que el Girona fue mencionado. Si, los aficionados de un club que ascendió de una forma que todos recordamos, hablando de valores. Típico en la sociedad de hoy en día. Pero volvamos al lio, que me pierdo.


La primera diferencia entre lo vendido y lo ocurrido es que no existe despido como tal; si no una anulación de contrato. Muy distinto según lo quieras vender y la mierda que quieras echar sobre el tema. Para nuestra sorpresa (irónico), por la tarde se amplía la noticia con el consiguiente titular: “¡OJO! Primeras declaraciones del afectado: Me dijeron que venía como un avión y ahora, que se la he metido doblada”. Entramos en la noticia y, efectivamente, las declaraciones del jugador son durísimas hacia su ya ex equipo. Pero lo que más llama la atención es que, al final de todo, se incluyen unas declaraciones de Quique Cárcel donde asegura que: "Tenemos el máximo respeto por el jugador, que es el más afectado y quien tiene la lesión importante. Le deseamos una rápida recuperación y queremos lo mejor para él. Otra cosa es cómo se han sucedido los acontecimientos. El club cree que el contrato no tiene valor porque la lesión es preexistente (es decir, ya llegó lesionado) y los tres doctores diferentes que lo han evaluado han coincidido en ello. Aun así, el club le ha propuesto que se operara y se quedara en Girona haciendo rehabilitación con otro tipo de contrato y la posibilidad de firmar otro cuando se recuperara”. No queda ahí la cosa, lean: "Como dice el convenio de AFE, tenemos 15 días para hacer las pruebas médicas pertinentes y el día siguiente al que notó molestias se hicieron las pruebas que determinaron esta lesión preexistente. La primera revisión médica fue una prueba de esfuerzo que salió bien, pero después de las molestias le hicimos las más específicas que revelaron esta lesión".


Hasta tres doctores confirman que el jugador llegó lesionado al club y este, en un acto de buena fe y consideración hacia alguien que está pasando un mal momento, le ofrece diversas soluciones para que la cosa no vaya más allá de ciertos límites. Error. El jugador los rechaza todos. ¿Eso si es moralmente correcto? Extraño, cuanto menos, considerar que el afectado es la victima cuando el club te ofrece la solución de recuperarte aquí CON contrato (pese a que sea distinto al inicialmente acordado debido a los hechos ocurridos) y, una vez recuperado, FIRMAR nuevamente por el club. Visto así, ¿seguro que el Girona tiene EXCLUSIVAMENTE la culpa de todo? Pese a que, claro está, todo eso tiene un supuesto interés por parte de la entidad gerundense en ocultar sus carencias médicas. La misma falta de transparencia que tuvo el jugador ocultando sus molestias. Ni más ni menos. Así que no es muy difícil deducir que el jugador (quien ya ha llevado el caso a la AFE), ocultó sus molestias físicas al club antes de su contratación pese a que, repito, el principal y único culpable de esta situación es el propio club. Parece que no aprendemos con los servicios médicos ya que no es el primer caso de despropósito que sufrimos en las últimas temporadas. Quien no recuerda los problemas de David Juncà que debían durar una semana o la tan nefasta gestión que se hizo el pasado curso con la evolución de la recuperación de Rubén Sobrino (inactivo meses más tarde de lo que se dijo en un principio y del cual el club trató el tema con un absoluto secretismo).


Ni aprendemos ni buscamos culpables y, si queremos crecer como entidad, este es uno de los aspectos a mejorar. Quizás haga falta una reestructuración en esa parcela. No porqué dude de la calidad de sus servicios (pese a los hechos más que evidentes que nos han llevado hasta aquí), sino que hablamos de una cuestión de imagen, de no caer en el ridículo ni en errores que no se puedan subsanar si luego pretendemos vender algo creíble. Hagamos autocrítica, aunque el jugador no haya sido transparente del todo. Hecho que no se ha vendido como tal, magnificando la mala imagen de un Girona que ahora deberá reactivar su búsqueda en el carril izquierdo. ¿Pasará correctamente la revisión médica el nuevo fichaje? Permaneced atentos.







3 comentarios:

Si la lesión era anterior cómo es que no la detectaron hasta después de producirse la rotura? Está muy bien defender a tu club pero tu y yo sabemos que lo que ocurrió. Es un caso que ha pasado muchas veces y otros clubes no toman la decisión de romper el contrato. Ah y no mezcles churras con merinas que esto no tiene nada que ver con el Sporting, de hecho yo soy del Real Oviedo y me avergonzaría mucho si mi club hiciera algo similar.

"Si, los aficionados de un club que ascendió de una forma cuya todos recordamos, hablando de valores." ¿Como permaneció el Girona contra el Deportivo de la Coruña?

Gracias por contestar

Publicar un comentario