"Bendito jardín". La crónica del Sevilla Atlético 3-3 Girona F.C. Por Jordi Bofill.

Posted by Penya Jandrista GFC On 12:25:00 0 comentarios


Bendito jardín

 Por Jordi Bofill


Sevilla Atlético y Girona empataron a tres en un encuentro totalmente descontrolado donde la fe de los gerundenses tuvo su recompensa con un épico empate en tiempo de descuento gracias a los dos goles de Rubén Alcaraz. Tras una primera mitad de dominio alterno e intercambio de golpes ofensivos, la mala salida tras el descanso del equipo de Machín parecía sentenciar el encuentro para el filial sevillista con la cómoda renta de tres goles. De todos es sabido que si existe un equipo que jamás la pierde la cara al partido este es el Girona y, con los tres cambios como revulsivos, se logró salvar el primer encuentro de una temporada que vuelve a prometer fuertes emociones.

Pablo Machín volvió a demostrar que no se casa con nadie, sorprendiendo con un once que si bien planteaba algunas dudas, en ninguno de los casos dejaba al intocable Pere Pons fuera de combate. La buena pretemporada de Rubén Alcaraz tuvo su premio con un sitio en el equipo titular. Finalmente, el técnico se decidió por Bounou en la portería y eligió a Juanpe como central en la línea de tres como principales novedades. El empuje de los hombres de Diego Martínez y la velocidad que planteaban en sus acciones ofensivas hizo que los gerundenses mostraran una inhabitual inseguridad a la hora de defender, hecho que llevó al partido a un peligroso intercambio de golpes que parecía beneficiar al equipo local.

Avisó el cuadro sevillista con dos acciones a balón parado que hicieron temblar a la defensa gerundense. Un gol mal anulado a Carlos Fernández tras una gran intervención de Bounou a lanzamiento de Ivi y un cabezazo de Borja Lasso que salió demasiado alto fueron las opciones más claras de un equipo que sorprendió con su atrevimiento ofensivo pese a la inexperiencia de sus jugadores en partidos de esta magnitud. El Girona, descontrolado del centro del campo hacia atrás, se agarró a su enorme calidad ofensiva para mostrar sus opciones de llevarse el encuentro. Fran Sandaza, con un trabajo brillante pero negado ante la portería contraria, posibilitó una clara acción de Cristian Herrera que Soriano desvió a la esquina cuando ya se cantaba el gol. El delantero toledano también vio como un remate suyo era sacado por la defensa local encima de la línea tras una jugada de estrategia y, finalmente, realizó una enorme jugada individual que Schetino cortó cuando Portu se disponía a inaugurar el marcador en los mejores minutos del equipo en la primera mitad.

Pese a estas opciones, el ir y venir era un continuo y los locales también tuvieron sus opciones de irse al descanso con ventaja. Kiko Olivas interceptó un dos contra uno que llevaba mucho peligro y Borja Lasso (tras un regate espectacular a Ramalho) remató fuera con todo a su favor antes de que, en tiempo de descuento, la estrategia permitiera rematar a Cotán totalmente libre de marca en el segundo palo para adelantar a los locales. Tocaría remar, y mucho, para levantar un encuentro que el cuadro gerundense no tenía controlado y menos aún, tras el horroroso inicio del segundo tiempo. 19 segundos necesitó Borja Lasso para rematar ante la pasividad de la defensa visitante y poner una clara ventaja que poco después se ampliaría tras un uno contra uno que Carlos Fernández definió a la perfección ante la salida de Bounou. Quince minutos nefastos donde el Girona, simplemente, desapareció del partido.

Pero si de algo va sobrado este equipo es de casta. De orgullo. De fe. De creer en ellos mismos y luchar hasta el final de cada encuentro, sean cuales sean las circunstancias del mismo. Y, porque no decirlo, de la pizca de fortuna que trajo el técnico soriano desde su llegada. Una flor que empieza a parecer un jardín. Propongo no gastarla más de lo necesario, que cada vez que llegan los momentos verdaderamente importantes no aparece por ningún lado. Un remate de Sandaza que salió muy desviado tras la mejor acción de Portu durante el encuentro fue el primer aviso. El segundo llegó desde el banquillo con una buena lectura de la situación por parte de Machín y su cuerpo técnico. Los tres cambios efectuados tuvieron su incidencia positiva en el juego: Longo luchó cada balón como si fuera el último y desestabilizó la defensa local, Borja aportó su inteligencia con un buen manejo y distribución de balón, cualidades que le llevaron a liderar el equipo durante la remontada en la segunda vuelta del curso pasado y Coris sigue aprovechando cada minuto que tiene sobre el terreno de juego, siendo constante en sus acciones y eligiendo positivamente la mejor opción en cada una de sus intervenciones.

Corría el minuto 72 cuando Longo, tras un rechace en largo de Bounou, se inventaba una acción individual para maquillar el resultado. Un gol rápido hubiera metido de lleno al Girona en el partido pero, tras un amago de reacción, el equipo no estaba lo suficientemente acertado en los últimos metros hasta que apareció Rubén Alcaraz con un disparo desde la frontal entrado el tiempo de descuento para poner nervioso a un conjunto local que se frotaba las manos ante los primeros tres puntos de la temporada. Demasiado pronto dieron por muerto a este Girona, que se aprovechó del desconcierto para provocar un uno contra uno que Longo obligó a Soriano a enviar a la esquina en el minuto 94. Era la última del encuentro y volvió a aparecer Rubén Alcaraz, en el segundo palo, para rescatar un punto que sabe a gloria.



 La frase de Machín: “Con el 3-0 en contra cualquier equipo hubiera bajado los brazos”.



Sevilla Atlético 3-3 Girona

Sevilla Atlético: Juan Soriano, Carmona, Schetino, Álex Muñoz, Matos, Yan Brice, Cotán, Borja Lasso, Curro (Carrillo, 67’), Carlos Fernández (Fede San Emeterio, 87’) y Ivi (Pozo, 92’).

Girona: Bounou, Ramalho, Juanpe, Kiko Olivas, Aday (Coris, 81’), Rubén Alcaraz, Portu (Borja, 64’), Granell, Cifu (Longo, 64’), Sandaza y Cristian Herrera.

Goles: 1-0 Cotán (45’), 2-0 Borja Lasso (46’), 3-0 Carlos Fernández (56’), 3-1 Longo (72’), 3-2 Rubén Alcaraz (91’), 3-3 Rubén Alcaraz (94’).

Árbitro: Pulido Santana (Comité Canario). Amonestó a los locales Álex Muñoz e Ivi y a los visitantes Juanpe, Cifu y Cristian Herrera.

Incidencias: Primera jornada de la Liga 1|2|3. Estadio Ramón Sánchez Pizjuán. 5000 espectadores.



0 comentarios:

Publicar un comentario