"El regreso de un ídolo". Por Jordi Bofill.

Posted by Penya Jandrista GFC On 13:21:00 0 comentarios


El regreso de un ídolo
Por Jordi Bofill


Compromiso. Esta es la palabra clave respecto al fichaje de Fran Sandaza por el Girona. Las ganas, el afecto, un proyecto conocido y sobre el cual brilló hace dos temporadas y la insistencia de su entorno han hecho el resto. Pero sin el compromiso emocional que el delantero toledano mantiene con la entidad gerundense, su llegada no habría sido posible. Cuando el club decidió incorporar al delantero para la temporada 14/15, pocos pensaban que su rendimiento sería tan satisfactorio. En la mejor temporada de la historia del club (82 puntos así lo reflejan), Sandaza contribuyó con 16 goles y 5 asistencias en 38 partidos. Cifras que le convirtieron en titular indiscutible y en uno de los ídolos de una afición que jamás superó su marcha.

Y es que terminada la temporada, el delantero no pudo rechazar una suculenta oferta procedente de Tokyo. Su marcha fue un duro golpe para una afición que siempre le brindó todo su cariño a través de las redes sociales y siempre que tuvo ocasión en Montilivi. La experiencia de Fran Sandaza en Japón, futbolísticamente hablando, fue muy poco productiva: en 11 partidos disputados, no logró anotar y tan solo repartió una asistencia. Números muy pobres para lo que se presumía de él pese a que su paso por el club estuvo marcado por la nula confianza de su técnico.

A medida que la temporada transcurría y el Girona pagaba su falta de gol en forma de resultados; todo el mundo pensó en él cuando el club recurrió al mercado de invierno para concretar dos fichajes que ayudaran al equipo a paliar el vacío que había dejado su lugar. Llegaron Cristian Herrera y Lekic. Ambas contrataciones, unidas a la recuperación de Rubén Sobrino, permitieron al equipo dar un paso adelante en la faceta ofensiva. Pero seguía sin ser lo mismo. El equipo no logró ascender y el nombre de Fran estuvo de nuevo en la agenda del grandísimo Quique Cárcel.

Las cosas han cambiado en Girona desde la llegada de los nuevos inversores. Y el cambio ha sido para bien. Económicamente, la entidad está preparada para afrontar retos superiores a los de otras temporadas. Y la confianza del club respecto a Pablo Machín, es total. El técnico soriano pidió a Portu y este fue el primer fichaje de la temporada. Ramalho reconoció en su presentación que la clave de su incorporación fue la llamada del técnico pidiéndole que volviera. Y Fran Sandaza era un intocable de Machín. Parecía que era cuestión de tiempo. Como así ha sido.

Pese al interés de varios clubs potentes de la categoría (léase Alcorcón, Zaragoza y Almería entre ellos), finalmente Girona y Córdoba fueron los dos clubs que estuvieron en la decisión final del delantero toledano. Si Sandaza ha elegido Girona no es por una cuestión económica ya que la oferta planteada por el club en esos términos no es la mejor que ha recibido respecto a otros clubes. Si Sandaza ha elegido Girona es por compromiso; por el vínculo que mantiene con la entidad desde su marcha. Se le ha visto posicionarse claramente en los pasados “play-off”, asistiendo a Montilivi para animar al que consideraba “su” equipo. Machín lo quería y aquí lo tiene. La afición lo quería y aquí lo tiene. Él quería y aquí está; dispuesto a romper con el dicho que dice que segundas partes nunca fueron buenas.

No queda más que desearle el mayor de los éxitos y brindarle todo nuestro cariño cada vez que tengamos ocasión. Que valoremos su esfuerzo, que lo tengamos siempre presente. Hoy en día, no hay muchos futbolistas que prioricen el sentirse a gusto antes que su bolsillo. Sandaza acaba de demostrar que si es uno de ellos. Bienvenido a tu casa, Fran.  



0 comentarios:

Publicar un comentario