Resumen trimestral (Abril-Junio 2016) del Girona F.C. Por Jordi Bofill.

Posted by Penya Jandrista GFC On 11:12:00 0 comentarios


Resumen trimestral (Abril-Junio 2016)

 Por Jordi Bofill.


A la tercera tampoco fue la vencida. Tras un final de temporada espectacular, el Girona dependía de sí mismo en un último encuentro que, pese a no deparar un destino tan cruel como el de la temporada pasada frente al Lugo e incluso ante el Real Zaragoza, dejó a los gerundenses sin el ansiado sueño de ascender a la máxima categoría. Y eso que la tendencia con la que llegaba el equipo de Pablo Machín era claramente ascendente. Precisamente, el mes de Abril empezó ante el mismo rival con el que, dos meses después, ha terminado el campeonato. Girona y Osasuna empataron a cero para, una semana más tarde, volver a sumar un único punto en el desplazamiento a Lugo. Montilivi fue objeto de una sangría de puntos en la primera parte del año que, afortunadamente, el equipo pudo recomponer para alcanzar un total de 13 partidos sin conocer la derrota. Las victorias por la mínima frente a Alavés, Tenerife, Mallorca (el equipo, por primera vez, se situaba en posición de “play-off”) y Alcorcón situaban al conjunto gerundense dependiendo de su resultado ante la dramática visita a El Toralín de la última jornada. Cuatro victorias sufridas y sin encajar goles, que confirmaron el Trofeo Zamora para Isaac Becerra, tras una temporada para enmarcar en la cual únicamente encajó 28 goles en los 42 partidos disputados.

Fuera de Montilivi el equipo siguió obteniendo buenos resultados, tal y como había hecho a lo largo de toda la temporada. Y eso que tuvo que pasar por alguna situación crítica en forma de bajas en su parcela defensiva. A la desgraciada rotura de ligamentos de Carles Mas (que le mantendrá inactivo entre 6 y 8 meses), se unía la ruptura de la cesión de Marcelo Djalo, que terminaría ascendiendo a la Liga Adelante con el UCAM Murcia. Pablo Machín se quedaba únicamente con cuatro piezas para tres posiciones y todo el mundo se puso las manos a la cabeza cuando, en los primeros minutos del encuentro en Valladolid, Lejeune sufría (según el parte médico del club) una distensión leve del cruzado anterior con esguince y microrrotura del ligamento interno y edema. Milagrosamente el central francés se recuperó en tres días (de los comunicados del club ya hablaremos otro día) y la situación no pasó a males mayores. Una contundente victoria en Albacete, los empates en Elche y Valladolid y la derrota en Córdoba, se unieron a la victoria “in extremis” en Ponferrada, donde un gol de Cristian Herrera en los últimos minutos clasificaba al conjunto gerundense (y a Osasuna, que cosas tiene el destino…) para los “play-off” y descendía de categoría a los locales.

La temporada terminaba con el Girona como cuarto clasificado, con 66 puntos, con un balance global de 17 victorias, 15 empates y 10 derrotas en 42 jornadas (46 goles a favor; 28 en contra). Como local, el conjunto gerundense fue el undécimo de la categoría con 9 victorias, 8 empates y 4 derrotas en 21 encuentros (26 goles a favor; 14 en contra). Y, actuando lejos de Montilivi, el conjunto de Machín ofreció su mejor versión: tercer clasificado con 8 victorias, 7 empates y 6 derrotas en 21 encuentros (20 goles a favor; 14 en contra). Esa situación deparaba un cruce con el Córdoba (único conjunto capaz de ganar los dos duelos ligueros al Girona) en las semifinales del “play-off”. Tercera oportunidad en cuatro años; ¿seríamos capaces?

Institucionalmente, el club notificó dos cosas importantes en este tramo final. En primer lugar, la renovación de Sergi Àlamo, jugador en edad juvenil y que realizará la pretemporada con el primer equipo, por tres temporadas. En segundo, convocó una Junta General de Accionistas para el próximo 11 de Julio donde se anunciará un incremento del capital por un total de 3.800.000 euros y se anunciaran las posibles altas y bajas del Consejo.
La semifinal frente al Córdoba fue vibrante. Tras un lamentable inicio en El Arcángel (el equipo perdía 2-0 en el minuto doce), el gol de Cristian Herrera dejaba al equipo muy vivo. Pese a ello, en el partido de vuelta, el conjunto cordobés logró adelantarse en el marcador y sembrar el pánico en Montilivi. Los goles de Borja y Aday llevaron la eliminatoria a la prórroga donde el mismo Cristian Herrera sentenció para acceder a una final donde el conjunto gerundense se vería las caras con Osasuna. Y el final ya lo conocemos. Un gol de Kiko Olivas en El Sadar dejaba la eliminatoria en el aire pese a perder 2-1. Un único gol o repetir el mismo resultado de la ida ascendía, por primera vez en su historia, al Girona a la máxima categoría. Pero la ansiedad y la mala fortuna volvieron a aparecer en el día de la verdad. Un gol de Kenan al inicio de la segunda mitad hizo imposible el sueño al que aspira toda la ciudad desde hace un tiempo. Un sueño que esperemos se haga real en las próximas temporadas. Porque si de algo podemos estar seguros, es de que este equipo lo volverá a intentar.


El proyecto deportivo es una realidad desde la llegada de los nuevos inversores el pasado verano. Estabilizados contractualmente el técnico (Pablo Machín) y el director deportivo (Quique Cárcel) y con un contrato largo para la mayoría de pesos pesados de la plantilla; el conjunto gerundense volverá el mes que viene a preparar la temporada 2016/17, la novena consecutiva como conjunto de la Liga Adelante. Tras dos años consecutivos para enmarcar y un verano que se intuye movido en cuanto a altas y bajas, lo único que nos queda es agradecer el buen hacer de todos los componentes de la plantilla y del cuerpo técnico y esperar que, a mediados de Agosto, vuelva a rodar el balón en Montilivi. Un estadio que, ojalá, tuviera el apoyo por parte de la afición en cualquier momento de la temporada, tal y como lo ha tenido en los días decisivos. Pero creo que es más factible lo del ascenso…



0 comentarios:

Publicar un comentario