"Con el alma de Fran Sandaza". Carta abierta a los jugadores del Girona F.C. Por Jordi Bofill.

Posted by Penya Jandrista GFC On 18:07:00 1 comentarios


Con el alma de Fran Sandaza

 Por Jordi Bofill.


En primer lugar quiero que quede constancia mi gratitud eterna hacia esta plantilla y su cuerpo técnico. A todos, sin excepción. Sería imposible que cualquier objetivo, sea del calibre que sea, se lograse sin la suma de todos los integrantes que lo forman. Y cuando eso sucede, es mucho más sencillo que el éxito acompañe tu trabajo. La “manera de” es tan o más importante que el fondo en cuestión. Y si algo ha caracterizado a esta plantilla es su compromiso. Tan sencillo como implicarse. Sacar lo mejor de cada uno en beneficio del colectivo. Humildad y trabajo. A eso súmale calidad. Los resultados terminan llegando. Seguro.

No ha sido una temporada fácil, para nada. Ni en cuanto a resultados ni en cuanto a adversidades. Añádele un final de curso pasado durísimo en lo psicológico y entiendes él porque os ha costado tanto cambiar la dinámica en Montilivi mientras parecíais cómodos actuando lejos de él. La primera victoria en casa no llegó hasta el séptimo encuentro y la segunda hasta el décimo, entrado ya el 2016. Con el nuevo año, las “meigas” se fueron y, números en mano, no ha habido ningún equipo que lo haya hecho mejor. No existen ni peros ni reproches a porqué ocurrió y quien así lo haga que recuerde si no pasó la noche en vela tras el fatídico día. Y tras eso Zaragoza, que dolió, pero nada como aquello.

Y es aquí cuando encontramos, probablemente, la clave de la temporada. Esa que dice que, tras el mal inicio y con todo en contra, si juegas con el descenso, lo fácil es romperlo todo y comprar un juguete nuevo con el que volver a ilusionarte. No dejasteis de insistir y trabajar cuando, allá por Navidad, la parte baja empezaba a quemar. Los resultados no salían pero allí estabais, remando. Y el club confió. Otro acierto. Uno más. Y todo empezó a fluir de nuevo. Que pocos no dudaban y que lección les disteis a los que sí. Pocas muestras mejores del carácter y competitividad de una plantilla que no olvida.

Como quien no quiere la cosa, lentamente, los resultados os llevaron a la parte alta de la tabla. Los detalles que se perdían en la primera vuelta (decisiones arbitrales, un centímetro más o menos tras un lanzamiento, una intervención a tiempo…) se volvieron a favor en la segunda. Y nos dimos cuenta de que algo había cambiado. Y la gente pensó que habíais vuelto cuando, realmente, jamás habíais dejado de estar aquí. Ahora, en Ponferrada, dependéis de vosotros. Un premio justo tras lo que habéis luchado. Mi más sincera enhorabuena por ello.

Todos hemos aprendido la lección del año pasado. O eso quiero creer. Nadie mejor que vosotros mismos para exigir que lo logréis. Los que sentisteis el final del año pasado lo sabéis mejor que nadie. Contádselo a los nuevos. Empapelad los vestuarios. Enseñadles el video de los últimos minutos. Me da igual. Que lo sientan hasta no quitárselo de la cabeza, hasta que forme parte de ellos. Nosotros no os exigiremos nada, únicamente os obligamos a que lo intentéis. Y os acompañamos en ello. Recordad: nadie mejor que vosotros. Y, si las cosas no salen como es debido, tendréis nuestra más sincera capacidad de agradecimiento por haber sido dignos de luchar por aquello que una tarde nos quitaron a todos.

Dicen, aunque no soy muy partidario, de que la vida pone a cada uno en su lugar. Que todo vuelve. Que la justicia, finalmente, se termina imponiendo si se persiste en ello. Si esto es así, el fútbol os debe una. No hay duda. No sé cuándo ni si será aquí. Pero luchadla que la encontrareis. Hacedlo con el alma. Como lo hizo Sandaza en el Iberostar la temporada pasada. Todos recordamos donde, como y con quien estábamos en ese instante. Haced hueco en la memoria. Otro momento está por llegar.



1 comentarios:

Publicar un comentario