"Volvemos a creer". La crónica del Real Zaragoza 0-3 Girona F.C. Por Jordi Bofill.

Posted by Penya Jandrista GFC On 14:16:00 0 comentarios


Volvemos a creer

 Por Jordi Bofill.


Si por algo se distingue el Girona F.C. desde la llegada de Pablo Machín a su banquillo, es su capacidad para competir sea cual sea el escenario y el rival que tenga enfrente. Ayer, tras lograr 1 punto de los últimos 6, que cortaban una extraordinaria racha que había llevado al equipo a mirar hacia las posiciones más elevadas de la clasificación y ante un rival de la zona alta de la tabla, el conjunto gerundense volvió a dar un golpe sobre la mesa en el momento más oportuno al imponerse con total claridad por 0-3 y situarse a únicamente tres puntos de la zona de “play-off”. Ni las importantes bajas con las que el equipo viajó a Zaragoza ni el buen estado de forma de los locales fueron motivos suficientes para que el equipo diese una demostración de carácter que permiten, a falta de 11 jornadas para el final del campeonato, creer que la posibilidad del ascenso está más viva que nunca.

Pablo Machín realizó un único cambio respecto al empate ante el Leganés dando entrada a Jaime Mata en uno de sus escenarios preferidos. La apuesta, visto lo visto, fue todo un éxito al seguir el delantero madrileño con su especial relación con La Romareda, al anotar su séptimo gol de la temporada tras los tres que consiguió en este mismo escenario en la temporada anterior (uno en liga y dos en el 0-3 del “play-off”). La puesta en escena del equipo fue inmejorable, dando una sensación de claro dominio en los primeros minutos, apoyados por más de 300 seguidores que se desplazaron desde Girona para animar al equipo.

Tan clara era la superioridad que era una lástima no saber aprovecharla y tuvo que ser en una jugada de estrategia (una vez más), donde el equipo inauguró el marcador. Un lanzamiento de esquina propició el 0-1 de Mata en el segundo palo tras aprovechar una buena dejada de Lejeune para poner en evidencia toda la zaga local. Cinco minutos después llegó la jugada clave del encuentro al auto expulsarse Cabrera por una criminal entrada sobre Eloi Amagat. El central entró con las dos piernas por delante y suerte tuvo el ayer capitán de que la entrada no impactase en su rodilla, pudiendo continuar sobre el terreno de juego.

Ante un rival cabreado consigo mismo y un público muy descontento con la actuación de Ocón Arráiz (quien sigue haciendo amigos allá donde va), el Girona fue lo suficientemente inteligente como para saber sentenciar el encuentro antes del descanso. La superioridad numérica creó unos espacios que el conjunto de Machín supo aprovechar poniendo el 0-2 en el marcador mediante una asistencia de Rubén Alcaraz hacia Jaime Mata al espacio (minutos antes, el mismo delantero madrileño se quejó de un posible penalti de Guitián tras otro contragolpe), quien asistió a Cristian Herrera para que anotase a placer el gol que dejaba el encuentro muy favorable para los gerundenses.

Los de Lluís Carreras no estaban dispuestos a darse por vencidos tan fácilmente y, pese a no disparar a portería en toda la primera mitad, su puesta en escena en los segundos 45 minutos fue mucho más atrevida. Necesitados de un gol que les metiera nuevamente en el encuentro, Culio e Hinestroza lo intentaron sin peligro aparente nada más salir del túnel de vestuarios. Lanzados al ataque, la peligrosidad del Girona llegaba a través de rápidos contragolpes con superioridad. El tercero, era cuestión de tiempo.

Una gran jugada individual de Mata que detuvo Manu Herrera y un lanzamiento lejano de Rubén Alcaraz (gran partido el suyo, manteniendo a raya los contragolpes aragoneses) que se marchó desviado fueron el preludio de los mejores minutos del Zaragoza. Como siempre, allí estaba Isaac Becerra para demostrar porque la gran mayoría le considera el mejor guardameta de la Liga Adelante. Una volea de Ángel que rechazó en una acción de reflejos y un cabezazo de Rico que le hizo sacar una mano providencial fueron las más claras ocasiones de un conjunto local al que ayer no le salía nada y que pudo ver aumentada su desventaja con un contragolpe de Clerc (ayer, un escándalo por su banda), que Cristian Herrera remató, con todo a su favor, por encima del travesaño.

No terminó aquí el peligro aragonés ya que entre Becerra y el poste rechazaron un cabezazo de Hinestroza antes de que Borja García lanzara una asistencia que dejó totalmente solo a Dejan Lekic (tres minutos después de su entrada) para que esté lograse el definitivo 0-3 y cerrara el encuentro, para alegría de los aficionados visitantes desplazados ayer a La Romareda. Faltaba poco más de un cuarto de hora final, que se completó con una tranquilidad insólita para el conjunto gerundense, quien afrontará la importante visita de Osasuna (domingo a las 17.00h), a únicamente tres puntos de la zona de play-off y con la moral por las nubes tras la exhibición mostrada.



La frase de Machín: “La permanencia es un objetivo muy poco ambicioso y nosotros lo somos mucho”.



Zaragoza 0-3 Girona

Zaragoza: Manu Herrera, Campins (Dongou, 69’), Guitián, Cabrera, Rico, Dorca (Abraham, 34’), Javi Ros, Culio, Hinestroza, Pedro (Manu Lanzarote, 52’) y Ángel.

Girona: Isaac Becerra, Kiko Olivas, Alcalá, Lejeune, Javi Álamo (Coris, 67’), Rubén Alcaraz, Eloi (Pol Llonch, 77’), Clerc, Borja García, Cristian Herrera y Jaime Mata (Lekic, 70’).

Goles: 0-1 Jaime Mata (22’), 0-2 Cristian Herrera (34’), 0-3 Lekic (73’).

Árbitro: Ocón Arráiz (Comité Riojano). Amonestó a los locales Rico, Abraham, Javi Ros, Hinestroza, Manu Lanzarote y Ángel y expulsó a Cabrera (27’). Por parte visitante, vieron cartulina amarilla Kiko Olivas, Javi Álamo y Rubén Alcaraz.

Incidencias: Jornada 31 de la Liga Adelante. La Romareda. 16.600 espectadores.


0 comentarios:

Publicar un comentario