"Un equipo con alma". La crónica del Girona F.C. 1-1 Gimnástic de Tarragona. Por Jordi Bofill.

Posted by Penya Jandrista GFC On 12:58:00 0 comentarios


Un equipo con alma

 Por Jordi Bofill.


Únicamente la fe de un equipo al que pocas veces se le ha visto rendirse puede explicar cómo el Girona rescató un punto con todos los elementos en contra. Una primera mitad marcada por la expulsión de Lekic, el doble rasero del colegiado en cuanto a la permisividad en el contacto, el 0-1 de Naranjo y la poca convicción de los gerundenses en el juego se vieron compensadas con el empuje, la fe y la garra mostradas en el segundo tiempo. El coraje de Mata se vio recompensado con un empate que supo a poco tras ver la evidente superioridad de un equipo que se creció con el paso de los minutos y que bien pudo haberse llevado los tres puntos si Cristian Herrera no hubiera desaprovechado un uno contra uno en el último suspiro.

Pablo Machín dio continuidad a Borja García tras su titularidad ante el Numancia y ante las múltiples bajas que presentaba el conjunto de Vicente Moreno. Con la vuelta de Pere Pons en el once inicial, el técnico soriano creyó conveniente alinear un once más ofensivo (sacrificando a Eloi Amagat), recuperando la mejor versión de Mata junto a Lekic en la punta de ataque. Pero todo se fue al traste debido a la expulsión del delantero serbio en los primeros veinte minutos al ver dos amarillas consecutivas. En la primera acción (que será recurrida por el club), Lekic se ve obstruido en primer lugar por el defensor antes de cometer la falta. Agarrón de ambos; tarjeta para el delantero, la historia tantas veces vista en Montilivi. Instantes después, el serbio cae dentro del área en un leve forcejeo y el colegiado entiende simulación. Segunda amarilla y el equipo con diez para los 70 minutos restantes.

Si esto fuera poco, y con el público indignado con la actuación de Figueroa Vázquez, una asistencia en profundidad de Abu permitió a Naranjo adelantar a su equipo tras ganarle la espalda claramente a Clerc. Una vez más, todo en contra para un Girona que llegaba al encuentro tras ganar sus últimos tres encuentros en Montilivi. Cierto es que el cuadro de Machín, pese a no ofrecer un gran juego en la primera mitad, tuvo sus ocasiones para llegar al descanso con igualdad en el marcador. Pablo Marí evitó por dos veces el empate al rechazar dos lanzamientos de Mata (tras una gran recuperación de Aday, el delantero madrileño esperó demasiado para efectuar el disparo) y de Aday, tras una precisa asistencia de Borja que el central tarraconense desvió lanzándose al suelo. Con el equipo desubicado a raíz de la expulsión y de la intensidad que marcaba el encuentro, el rival se limitó a taponar las líneas de pase, saliendo con rapidez al contragolpe siempre que la ocasión lo requería. Liderados por un gran Emana y un efectivo Aníbal, una asistencia de Madinda fue milagrosamente interceptada por Alcalá cuando Emana se disponía a celebrar un 0-2 que hubiera sido demasiado injusto ante los pocos méritos del Gimnástic.

En la segunda mitad, el conjunto de Machín ofreció una mejor versión en busca de la heroicidad. Y, pese a que Becerra tuvo que intervenir en la primera acción tras una gran jugada individual de Emana (regateando en la misma jugada a Alcalá y Lejeune) con un pie milagroso, el conjunto gerundense fue el amo y señor de los segundos 45 minutos. Con el equipo volcado en transiciones ofensivas, liderados por un Granell que ha recuperado definitivamente su mejor versión, y con un Pere Pons omnipresente evitando los contragolpes del rival, la balanza se terminó desequilibrando hacia un claro acoso local en busca del empate. Injustificado el paso atrás del Gimnástic pese a disponer de un hombre más, los cambios que efectuó el técnico soriano volvieron a ser todo un acierto.

Primero fue Aday quien debió retirarse debido a una deshidratación por sus problemas estomacales surgidos durante la semana previa al encuentro. Nada grave pensando en la próxima semana. Con el partido entrando en sus últimos veinte minutos, Lejeune intentó el gol de la semana al realizar un disparo desde el centro del campo que pegó en el travesaño de la portería de Reina, quien, en su salida para atrapar el balón, atropelló a Mata dentro del área en lo que pareció un claro penalti que, obviamente, el colegiado no señalo. No dudó tanto cuando, en una jugada posterior, el mismo delantero chocó con Reina, mostrándole una nueva amarilla que le impedirá viajar a Huesca. Lo dicho, la historia tantas veces vista en Montilivi.

Tras la magnífica ocasión, Machín hizo debutar, primero, a Cristian Herrera y minutos más tarde a Maffeo. El delantero la tuvo nada más entrar al terreno de juego, pero su volea terminó a las manos de un bien colocado Reina. En los mejores minutos de Mata, el delantero madrileño sufrió un nuevo penalti que esta vez el colegiado si señaló tras verse interceptado dentro del área por Iago Bouzón. 1-1 y trece minutos por delante para lograr lo que parecía imposible.

Tras varios parones por molestias de los jugadores visitantes, pensando más en el punto que podían perder que en tratar de lograr la victoria, los últimos minutos fueron de tanteo hasta llegar al tiempo de descuento, donde ambos conjuntos podrían haber logrado los tres puntos. Primero la tuvo el Gimnástic en una jugada de los hermanos Emana que terminó con un disparo desviado de Stephané. Pero la más clara, y la última, fue para el Girona en un nuevo balón aéreo que se llevó Mata, dejando vía libre a Cristian Herrera quien, entre dos defensores y la buena salida de Reina, esperó demasiado para efectuar un flojo lanzamiento que salió lamiendo el poste.

Reparto de puntos que dejan un gran sabor de boca al conjunto gerundense que se sitúa 5 puntos por encima del descenso y a 8 del play-off, antes de la importante visita a Huesca del próximo domingo a las 17.00h en un encuentro ante un rival directo en que una victoria significaría dar un golpe sobre la mesa en busca de metas más altas para lo que queda de temporada.


La frase de Machín: “Este punto me sabe a victoria”.



Girona 1-1 Gimnástic

Girona: Becerra, Kiko Olivas, Alcalá, Lejeune, Aday (Javi Álamo, 56’), Pere Pons, Granell, Clerc (Cristian Herrera, 72’), Borja García (Maffeo, 80’), Mata y Lekic.

Gimnástic: Reina, Xisco Campos, Bouzón, Pablo Marí, Mossa, Madinda (Carlos García, 81’), Ferran Giner, Abu, Emana, Aníbal (Stephane Emana, 67’) y Naranjo (Jean Luc, 52’).

Goles: 0-1 Naranjo (29’), 1-1 Mata (p.)(77’).

Árbitro: Figueroa Vázquez (Comité Andaluz). Amonestó a los locales Lejeune, Granell, Maffeo y Mata y expulsó a Lekic (20’) por doble amarilla mientras que para los visitantes amonestó a Bouzón y Pablo Marí.

Incidencias: Jornada 24 de la Liga Adelante. Estadi de Montilivi. 4.512 espectadores.



0 comentarios:

Publicar un comentario