"Perdonad, pero alguien tenía que decirlo". Artículo de opinión del Girona F.C. Por Jordi Bofill.

Posted by Penya Jandrista GFC On 12:42:00 0 comentarios


Perdonad, pero alguien tenía que decirlo

 Por Jordi Bofill


Perdonad, pero alguien tenía que decirlo.

Este fin de semana fue Figueroa Vázquez, pero bien podía haber sido Areces Franco, Valdés Aller o nuestro “conocido” Ocón Arráiz. Dejadme decir que, como mínimo, los arbitrajes que está sufriendo este año el Girona F.C. en Montilivi (sin pretender buscar excusas de ningún tipo en cuanto a situación en la tabla clasificatoria) son contradictorios, extraños e imprevisibles, por llamarlos de alguna forma prudente. Varios datos y muchas malas sensaciones vividas durante los partidos jugados como local le dan más sentido aún a mi teoría de que “algo huele mal”. 13 partidos se han jugado hasta ahora en Montilivi con el balance de 4 victorias, 5 empates y 4 derrotas, pese a que en este inicio de año la tendencia es mucho más positiva: 3 victorias y un empate en 4 partidos. El buen balance defensivo del equipo (12 goles encajados) contrasta con la poca eficacia que ha tenido el conjunto de Machín en su zona ofensiva (17 goles a favor). Precisamente, el poco acierto de los hombres de arriba ha sido la principal causa de que el equipo haya jugado con la zona de descenso hasta hace pocas jornadas, pese a que aún tengamos la vista puesta en terminarlo de eludir. ¿Ha sido ese el único problema? La respuesta, claramente, es NO. O cuanto menos, ha habido decisiones que no han ayudado a que el equipo pueda jugar, de igual a igual, con varios de los rivales que han pasado por Girona. Veamos.

Muy normal no me parece que en un equipo de clara vocación ofensiva, con un 3-5-2 atrevido que genera muchas jugadas de riesgo para la defensa, los hombres más ofensivos lleven más amonestaciones que la mayoría de centrales. Mata (5 amarillas y 1 roja), Jairo (3 amarillas y 1 roja) y la más reciente expulsión de Lekic contrastan con los números que presentan Kiko Olivas (2 amarillas) y Alcalá (4 amarillas). Lejeune, con 13 amarillas, es el único hombre que se salta la norma. Cierto es que el central francés lleva una temporada un tanto irregular y no ha ofrecido su mejor nivel; pero no menos cierto es que la mayoría de sus primeras entradas han terminado en amonestación. ¿Casualidad? Sigamos.

Entre Pere Pons, Aday, Eloi y Granell, por poner algunos ejemplos de hombres que han mantenido una cierta regularidad en las jornadas disputadas, llevan 22 amarillas y 1 roja. Números que no concuerdan ante un equipo que no se ha caracterizado nunca por ningún tipo de dureza defensiva. Ah, otro dato: Becerra ha visto 3 amarillas. Por no hablar de que un gran número de amonestaciones hacia los Mata, Jairo y la última expulsión de Lekic son por protestas o por diferentes interpretaciones de los distintos colegiados al considerar que no, que ellos no han sido objeto de falta en la mayoría de disputas y han intentado lucrarse por si acaso el colegiado pica. Curioso, cuanto menos. Fijémonos en algunas de las acciones ocurridas en los distintos encuentros en Montilivi.



  1. Jornada 2: Girona 2-3 Numancia. Penalti a favor de los sorianos, con 2-1, en el minuto 83.
  2. Jornada 6: Girona 2-2 Llagostera. Injusta expulsión de Pere Pons (el Comité de Competición le retiró la segunda cartulina al entender que no tocó a su rival) con 2-1 en el marcador en el minuto 79, mientras que Fran Cruz, defensor del Llagostera, fue perdonado en varias ocasiones de su segunda cartulina en entradas mucho más duras y claras que la de Pere Pons.
  3. Jornada 8: Girona 1-1 Almería. Penalti favorable a los visitantes en la primera jugada. Existe contacto, pero no es menos cierto que ha habido muchos así que no han sido señalados a favor de los gerundenses.
  4. Jornada 10: Girona 0-0 Zaragoza. Penalti no señalado de Wilk sobre Mata en los últimos instantes. Lo que decíamos.
  5. Jornada 16: Girona 1-2 Córdoba. Gol mal anulado a Alcalá con 0-2 en el marcador.
  6. Jornada 17: Girona 0-1 Elche. Penalti a favor del Elche en un barullo de Lejeune dentro del área, como tantos otros que existen en cada partido.
  7. Jornada 24: Girona 1-1 Gimnástic. Expulsión de Lekic por doble amarilla (la primera en una jugada que empieza en una falta sobre él y que el club recurrirá) y penalti no señalado sobre Mata en la segunda mitad.


Estos son algunos ejemplos de lo que viene ocurriendo esta temporada en Montilivi. Curiosidades, simples anécdotas o simplemente distintas formas de medir según qué acciones que, repito, no son el principal motivo por el cual el equipo no está en posiciones más acordes al juego mostrado en lo que llevamos de temporada. Evidentemente, estas son las acciones más llamativas dentro de un encuentro ya que hay múltiples acciones (faltas en un sentido u otro, amarillas más sencillas de sacar para un equipo que para el otro, lanzamientos de esquina que misteriosamente se convierten en fuera de portería según qué equipo haya producido la jugada, caídas que se convierten en penalti o en amarilla por simulación dependiendo del equipo que las produzca, etc, etc, etc…). Y no queramos ser mal pensados, ya que, echando la vista atrás, todo empieza en una última jornada de la temporada pasada en que fue muy sencillo anular un gol a Lejeune en el descuento; tanto o más como prever lo que sucedería en un Betis-Sporting que todos sabemos cómo terminó y que nadie quiso incidir en ello. ¿Será que el Girona molesta desde ese instante? ¿No gustará que el equipo esté en posiciones delanteras? ¿O, simplemente, soy yo, que imagino cosas que no son? Juzgad vosotros mismos.


Perdonad, pero alguien tenía que decirlo.




0 comentarios:

Publicar un comentario