¿Hay algún médico en la sala? Artículo de opinión de Gerard Bellera.

Posted by Penya Jandrista GFC On 10:39:00 0 comentarios

¿Hay algún médico en la sala?
 Sé que el título puede sonar a cachondeo, pero os aseguro que el tema es mucho más serio de lo que parece. Me había pedido a mi mismo no hacer mención a todo lo que ocurre en los servicios médicos del Girona FC, pero he decidido hacer todo lo contrario. Intentaré no hacerme daño, por si acaso.
El culebrón en la enfermería daría para alargar una temporada más la serie "Hospital Central". Este año, el protagonista principal sería Rubén Sobrino, el fichaje estrella que ha podido jugar la friolera de 283 minutos. Se lesionó en agosto, se recuperó en diciembre y ahora reposará hasta febrero (como mínimo, intuyo). El club tardó 5 meses en dar un comunicado médico sobre el asunto, cuando hubieran tenido tiempo suficiente hasta para hacer un doctorado sobre el hueso del peroné. No me digan que como serie televisiva esto no tendría audiencia. ¿Y si les digo que se llegó a decir que el problema era psicológico? El minuto de oro.
En los últimos tiempos, me han acojonado más unas pequeñas molestias que una lesión de rodilla. Y, aunque afortunadamente esto no ocurra, cada año hay un jugador que se rompe el cruzado. Cada año hay un jugador en la sala de espera que piensa lo mismo que yo al acudir al médico de cabecera: "Joder, otra vez va con retraso".
El año pasado fue Juncà. El pobre estaba desesperado. Recuerdo un día que él iba rapado casi al cero. Le pregunté el por qué de ese peinado y me respondió que para ver si todo mejoraba, que ya no sabía qué hacer. Él mismo se negaba a veces a hablar con la prensa porque semanas anteriores, cuando lo había hecho, la lesión había vuelto a empeorar.
Y en temporadas anteriores, Garmendia y Felipe fueron los damnificados. El centrocampista se lesionó en una famosa manita al Las Palmas en el año de Rubi y lo que tenían que ser tres semanas fueron 365 días (no se puso nunca más la camiseta del Girona FC). El delantero se pasó 119 días en el dique seco antes de ser partícipe del milagro de Machín y compañía, pero recuerden que el diagnóstico decía que serían solo cuatro semanas. Un bochorno.
Ante tal panorama, aún escucho en algún lado aquello de "el misterio de las lesiones en el Girona FC", como si el que tuviera que solucionar los problemas fuera el gran Iker Jiménez en Cuarto Milenio. Señores, la medicina es una ciencia que entiendo que tenga sus particularidades, pero no tiene nada que ver con la astronomía, la conspiración, el ocultismo o la ufología.
Llegados a este punto, toca hacer esa pregunta que nadie desea formular en las películas. ¿Hay algún médico en la sala?

                                                                 

0 comentarios:

Publicar un comentario