"Con más pena que gloria". La crónica del F.C.Barcelona B 1-0 Girona F.C. Por Jordi Bofill.

Posted by Penya Jandrista GFC On 0:32:00 0 comentarios


Con más pena que gloria

 Por Jordi Bofill.


El Girona cayó eliminado de las semifinales de la Copa Catalunya tras perder ante el Barcelona B en un mal partido que se decidió por un gol en los instantes finales. Una gran asistencia de Samper permitió a Carbonell plantarse solo ante Germán, clasificando a su equipo para la final con un chut cruzado lejos del alcance del guardameta. En un partido que sirvió para que Pablo Machín realizase diversas pruebas para futuros enfrentamientos, la imagen del equipo quedó en entredicho tras el pobre nivel exhibido ante un rival de inferior categoría.

Con un once plagado de suplentes y novedades, Machín optó por un pequeño retoque en el sistema, intentando adaptarse a lo que ponía sobre el terreno de juego. El técnico soriano utilizó un 3-2-3-2 con Germán en la portería; Marcelo, Richy y Carles Mas en la línea defensiva; Javi Álamo y Clerc en los carriles; Vivancos y Nwakali en el doble pivote, con Eloi en una posición más adelantada y Jairo y Sobrino en punta. Especialmente esperados los debuts de Nwakali y Sobrino, ambos cedidos por el Manchester City y que, por diversas causas, aún no habían debutado con la camiseta del Girona.

La nueva fórmula dio sus resultados hasta minutos antes de llegar al descanso, cuando el filial azulgrana empezó a generar más ocasiones, superando en intensidad al conjunto gerundense. Ofensivamente, a excepción de alguna jugada individual de Álamo y Clerc y algún detalle esporádico de Sobrino, el equipo no mostró los recursos suficientes para superar una joven defensa azulgrana. Buena imagen la de Vivancos y Nwakali en el centro del campo, especialmente este último, quien demostró maneras pese a ser un recién llegado. Un gol anulado a Tarim por fuera de juego y dos disparos de Aleñà que salieron desviados fueron las ocasiones más peligrosas por parte de los locales en la primera media hora de juego.

A medida que pasaban los minutos, a Germán se le acumulaba el trabajo, desviando dos lanzamientos de Campins y Gumbau (este último, tras tocar el balón en Richy), a saque de esquina. Los locales reclamaron un más que posible penalti de Carlos Clerc en una jugada llena de rebotes en el área visitante. Ya en los últimos instantes, el equipo de Machín logró generar más peligro que en toda la primera mitad. Jairo, bastante apagado durante todo el encuentro, dispuso de las dos últimas opciones antes de llegar al descanso. En la primera, se durmió antes de probar el disparo y, en la segunda, mandó su lanzamiento al lateral de la red.

Y si la primera mitad fue discreta, en la segunda el dominio azulgrana pasó por encima de un Girona que se fue apagando a medida que pasaban los minutos. Sufriendo en exceso en la parcela defensiva (no se salvó ninguno de los tres centrales, en especial mala imagen de Marcelo), el equipo tampoco generó lo suficiente en el apartado ofensivo como para inquietar a la portería defendida por Ortolà. Comandados por un muy activo Maxi Rolón, las ocasiones se sucedieron una tras otra. Germán se mostró inconmensurable ante los lanzamientos del mismo delantero argentino y de Grimaldo de lanzamiento de falta. Aitor, tras superar a Marcelo, mandó el balón por encima del travesaño. Incluso el mismo defensor cometió un penalti más claro que el de la primera mitad, pese a que el colegiado pasó por alto su agarrón a la salida de un lanzamiento de esquina. Mala, muy mala, la imagen de un Girona que se veía superado en todo momento por el conjunto entrenador por Gerard López.

Pablo Machín, ante tanta inferioridad, decidió mover el banquillo dando entrada a Granell y Alcaraz en primer lugar y posteriormente a Coris y Aday dejando los últimos minutos para Joel y Alcalá. Tantas substituciones terminaron por ver a Carles Mas actuando como carrilero izquierdo y una pareja de atacantes inédita formada por Joel Arimany y Aday Benítez. Los cambios apenas mejoraron la imagen del equipo pese a que se gozó de mayores oportunidades para adelantarse en el marcador. Coris, con un par de jugadas marca de la casa, estuvo a punto de lograr el 0-1, pero su lanzamiento más peligroso salió fuera por poco. Granell, con dos lanzamientos desviados desde la frontal del área, también intentó anotar un gol que hubiera sido definitivo.

Pero, cuando todo apuntaba a una tanda de penaltis que decidiera el ganador, Samper se inventó una asistencia por detrás de la espalda de la defensa gerundense para que Carbonell anotase el 1-0 que clasificaba al Barcelona B para la final. Alcaraz, con un lanzamiento que se envenenó tras tocar en un defensor y Carles Mas, quien totalmente solo remató al muñeco un cabezazo a la salida de un nuevo lanzamiento de esquina, tuvieron la opción de empatar el partido pero la suerte hace días que ha dejado de lado al equipo.

Con esta nueva derrota, sigue el conjunto gerundense de capa caída y al filial azulgrana en la final de la competición, que le enfrentará al ganador de la eliminatoria entre Rubí y Sabadell.



La frase de Machín: “El partido se ha decidido por una jugada aislada”.



Barcelona B 1-0 Girona

Barcelona B: Ortolà, Godswill, Grimaldo, Tarín (Costa, 45’), Quintilla, Samper (Ros, 91’), Rolón (Palencia, 89’), Gumbau, Aitor (Carles Pérez, 65’), Aleñà (Kaptoum, 61’) y Campins (Carbonell, 61’).

Girona: Germán, Javi Álamo (Coris, 69’), Marcelo, Richy, Carles Mas, Clerc (Aday, 69’), Nwakali (Granell, 57’), Vivancos, Eloi (Alcaraz, 57’), Jairo (Alcalá, 77’) y Sobrino (Joel Arimany, 77’).

Goles: 1-0 Carbonell (86’).

Árbitro: David Congost (Colegio Catalán). Amonestó a los visitantes Richy, Eloi, Alcalá, Granell y Alcaraz.

Incidencias: Semifinal de la Copa Catalunya. Mini Estadi. 511 espectadores.



0 comentarios:

Publicar un comentario