"Imposible de entender". La crónica del Girona F.C 0-1 C.D. Lugo. Por Jordi Bofill.

Posted by Penya Jandrista GFC On 22:38:00 0 comentarios


Imposible de entender

 Por Jordi Bofill.


Partiendo de la base de que aún no hemos visto una versión del Girona lo suficientemente estable y regular como para pretender estar más arriba de lo que estamos, uno se va del campo con la sensación de que a este equipo le hace falta insistir demasiado para obtener los resultados deseados en comparación a los méritos contraídos por los distintos rivales que han visitado Montilivi. Anoche, más de lo mismo. El Lugo tuvo bastante con una ocasión y media para llevarse los tres puntos. Cierto es que los hombres de Pablo Machín no ofrecieron un fútbol brillante (especialmente en la primera mitad), pero si generaron méritos más que suficientes como para romper el maleficio que le persigue cómo local. Ocho partidos consecutivos sin conocer la victoria en Montilivi empiezan a pesar, y mucho, en la mente de unos jugadores que deberán rehacerse lo antes posible del nuevo golpe recibido.

Pablo Machín no suele modificar aquello que funciona y, tras las sensaciones positivas obtenidas en Pamplona, Aday fue la única novedad en el once respecto a los hombres que consiguieron el triunfo la semana pasada, siendo Clerc el damnificado. Ante un Lugo al que ya le venía bien el empate inicial, los gerundenses intentaron llevar la iniciativa del encuentro desde el pitido inicial. La lentitud en la circulación de balón, la falta de frescura en determinadas acciones individuales y el atasco mental que sufre el equipo cuando debe atacar en estático fueron claves para presenciar una de las peores primeras mitades de lo que llevamos de temporada. Defensivamente, el equipo no pasó apuros ante la nula creatividad de los de Luis Milla, que apenas se pronunciaron al respecto.

Pudo avanzarse el Girona en un remate de Lejeune que Alcalá, solo dentro del área pequeña, no supo convertir en gol. Muy activo en ataque el ex central del Llagostera, que fue protagonista de diversas acciones de peligro a balón parado. Una de las claves de la mejora del equipo en estas últimas jornadas, Borja García, fue el jugador más destacado de la primera mitad, aportando frescura y cualidad individual ante los problemas que mostraba el equipo. Dos lanzamientos suyos que atajó José Juan (especialmente el segundo, tras regatear a su marcador, girándose dentro del área) fueron las opciones más sólidas del conjunto local para adelantarse en el marcador.

Poco, muy poco más, pudo verse en los primeros 45 minutos. Quizás por eso, Pablo Machín hizo lo que nunca suele hacer. Viendo lo poco que generaba el Lugo, optó por aportar mayor capacidad ofensiva al equipo sacrificando a Pol Llonch y Rubén Alcaraz para dar entrada a un gran Javi Álamo y Granell. La presencia de ambos jugadores fue clave para entender la reacción en cuanto a sensaciones de la segunda mitad. Y, las ocasiones, empezaron a sucederse una detrás de otra. Proponiendo un juego más directo, con muchas aperturas a banda y una mayor intensidad en las acciones, el Girona embotelló durante muchos minutos a su rival, haciendo méritos más que suficientes para llevarse los tres puntos.

Un nuevo remate de Alcalá a la salida de un lanzamiento de esquina que salió fuera por poco fue el preludio de la única ocasión visitante (excepto el gol), en todo el encuentro. Pablo Caballero, el autor del gol que impidió que el Girona subiese a Primera División, remató demasiado cruzado la única transición rápida que efectuaron los lucenses durante todo el encuentro. Fue la única aproximación con sentido de los de Milla en todo el encuentro. A partir de ahí, el quiero y no puedo de los de Machín fue una constante. Comandados por un eficaz Granell en la distribución, el peso del equipo recayó constantemente en los pies de Javi Álamo, al que se le vio totalmente recuperado de los problemas que le llevaron a pasar por el quirófano hace poco más de un mes. Balones colgados que entre José Juan y la defensa despejaron, remates lejanos del mismo Granell o Borja que se marcharon desviados y las subidas por banda izquierda de Aday que terminaron en nada hacían prever que el gol era cuestión de tiempo.

Y más aún cuando Mata se revolvió dentro del área y vio como José Juan hacía la parada de la noche sacando una mano providencial que evitó un gol que hubiera evitado lo que finalmente sucedió. Sergio Marcos, quién había entrado a mediados de la segunda mitad, vio adelantado a Becerra y desde más allá de la frontal del área se inventó un lanzamiento que sorprendió al guardameta y se convirtió en el 0-1. Mazazo duro y la historia se repetía. Demasiado castigo para el Girona o demasiado premio para el Lugo. Los últimos minutos, ya con Jairo sobre el terreno de juego, el Girona, sin ocasiones claras, intentó un golpe de fortuna que, una vez más, no existió.

Sin tiempo para lamentarse, el equipo deberá levantarse rápidamente ya que, antes de viajar a Vitoria para enfrentarse al Alavés el próximo sábado (18.00h), los gerundenses se enfrentarán en la semifinal de la Copa Catalunya al Barcelona B en el Mini Estadi el miércoles a las 21.00h en un encuentro donde se presume que debutarán Sobrino y Nwakali.



 La frase de Machín: “En todos los partidos de casa hemos sido superiores”.



Girona 0-1 Lugo

Girona: Becerra, Kiko Olivas, Alcalá, Lejeune, Aday, Pere Pons, Borja García, Pol Llonch (Javi Álamo, 45’), Rubén Alcaraz (Granell, 45’), Felipe (Jairo, 78’) y Mata.

Lugo: José Juan, Cendrós, Carlos Hernández, Israel Puerto, Manu, Seoane, Pita, Iriome (Ferreiro, 71’), David López (Sergio Marcos, 57’), Caballero y Jonathan Pereira (Álvaro Lemos, 80’).

Goles: 0-1 Sergio Marcos (80’).

Árbitro: González Fuertes (Colegio Asturiano). Amonestó a Lejeune y Aday para los locales y a Carlos Hernández y Ferreiro a los visitantes.

Incidencias: Jornada 12 de la Liga Adelante. Estadi de Montilivi. 4.212 espectadores.



0 comentarios:

Publicar un comentario