"Punto insuficiente" La crónica del Girona F.C. 1-1 U.D. Almería. Por Jordi Bofill.

Posted by Penya Jandrista GFC On 11:19:00 0 comentarios


Punto insuficiente

 Por Jordi Bofill


La evidente mejoría del Girona no fue suficiente para evitar que volasen dos puntos más de Montilivi al no pasar del empate a uno frente a un desconocido Almería. La estrena de Rivera en el banquillo no fue correspondida con un cambio de imagen, hecho que el Girona no supo aprovechar pese a la evidente superioridad sobre el terreno de juego. La falta de puntería, una jornada más, y la buena actuación de Casto entre los tres palos impidieron la que hubiera sido la primera victoria del equipo como local en lo que llevamos de campeonato.

Gustará más o menos pero si en algo se ha caracterizado Pablo Machín desde su llegada a Girona es en ser fiel en lo que cree. Pese a probar en Miranda con el 4-2-3-1, el técnico soriano volvió al sistema habitual con el único cambio de Felipe por Jairo como acompañante de Jaime Mata. Un nuevo despiste defensivo nada más iniciarse el encuentro hacía presagiar lo peor en Montilivi. Error de Lejeune, Quique se interna dentro del área y Richy comete penalti. El delantero del Almería engañó por completo a Becerra adelantando a su equipo en el marcador.

Tocaba remar, pero este equipo ha demostrado saber moverse en este tipo de situaciones. La reacción estuvo a la altura de lo que pedía el partido. Circulación de balón rápida, buena presión a su salida de balón e intensidad en las acciones. Así llegó el gol del empate únicamente cinco minutos después tras una jugada que llegó al vértice del área derecha y Aday remató, cruzado, lejos del alcance de Casto.

La primera mitad fue un monólogo constante de los gerundenses ante un rival que apenas ofrecía detalles más allá de individualidades o segundas jugadas. Primero Granell, en un remate que el portero visitante mandó a la esquina, y luego Kiko Olivas, al rematar de cabeza junto al poste, tuvieron las ocasiones más claras para adelantar al equipo en el marcador. Incluso Felipe, pasada la media hora, puso a prueba los reflejos de Casto, aunque sin incidencias en el marcador.

Los mejores minutos del Girona coincidieron con el buen hacer de Aday por banda derecha. La lesión de Javi Álamo y los problemas de Coris han propiciado su titularidad y, a este nivel, muy probablemente se haga el dueño de la posición. Con él y Clerc abriendo el campo, las triangulaciones entre los hombres de arriba eran cada vez más frecuentes y más efectivas. Solo faltaba el premio del gol para redondear la gran primera mitad del equipo. Y, precisamente, el gol estuvo a punto de caer del lado contrario, cuando Chuli remató inocentemente a las manos de Becerra en una de las últimas acciones de la primera mitad.

Era muy difícil mantener el alto ritmo con que se vivieron los primeros 45 minutos. El equipo, esta vez, salió enchufado de vestuarios, con la lección del primer tiempo bien aprendida. Felipe tuvo la ocasión de adelantar al equipo pero se encontró con dos manos milagrosas de Casto (especialmente la segunda) en un doble remate que olía a gol. Pero el ritmo de partido decayó peligrosamente, ya que en partidos trabados, el equipo no suele desenvolverse bien. Machín decidió quitar a Granell y el equipo perdió la claridad de ideas que había ofrecido hasta el momento. Planos y con problemas en ataque estático, el equipo solo mejoró con la entrada de Borja García al terreno de juego.

Precisamente, en una jugada en la que el centrocampista demostró su calidad individual, y en la más clara del Girona en los últimos minutos, el gol no llegó por escasos centímetros. Una jugada por banda derecha, adornada por una asistencia de tacón de Borja García, permitió a Mata centrar hasta el segundo palo donde Clerc solo tenía que empujarla pero, ante la desesperación de la afición, no pudo llegar al remate. Pese a insistir, el equipo de Machín no pudo lograr ninguna ocasión clara en los minutos finales y el fantasma del tiempo de descuento apareció en una falta lateral lanzada por el Almería que terminó sin consecuencias en lo que hubiera sido un botín demasiado grande por los méritos contraídos.

Sexto encuentro sin conocer la victoria en Montilivi y a un punto del descenso. Esa es la situación actual de un Girona que, pese a mostrar momentos de brillantez en el juego, no acaba de encontrar la fórmula para llevarse los tres puntos. El sábado (18.00h), Leganés espera en un complicado desplazamiento con el objetivo de romper la mala racha de tres encuentros sin lograr la victoria.



La frase de Machín: “Iremos a Leganés necesitados de puntos”.



Girona 1-1 Almería

Girona: Becerra, Aday (Pol Llonch, 88’), Kiko Olivas, Richy, Lejeune, Clerc, Pere Pons, Granell (Alcaraz, 66’), Eloi, Felipe (Borja García, 71’) y Mata.

Almería: Casto, Michel Macedo, Fran Velez, Morcillo, Dubarbier, José Ángel (Lolo Reyes, 79’), Montoro, Puertas (Soriano, 72’), Hadzic (Iván Sánchez, 76’), Quique y Chuli.

Goles: 0-1 Quique (p) (3’), 1-1 Aday (8’).

Árbitro: De la Fuente Ramos (Colegio Castellano-Leonés). Amonestó a los locales Aday, Richy, Lejeune y Granell y a los visitantes Morcillo, Dubarbier, José Ángel, Montoro y Chuli.
Incidencias: 8ª Jornada de la Liga Adelante. Estadi de Montilivi. 4.290 espectadores.





0 comentarios:

Publicar un comentario