"Derrota y malas sensaciones" La crónica del C.D. Mirandés 1-0 Girona F.C. Por Jordi Bofill

Posted by Penya Jandrista GFC On 20:42:00 0 comentarios


Derrota y malas sensaciones

Por Jordi Bofill. 


El Girona se vio claramente superado por un Mirandés que por momentos acorraló al conjunto de Pablo Machín. La gran actuación de Becerra y las decisivas intervenciones de Richy impidieron que los locales se adelantasen antes en el marcador. Pese a que el gol no llegó hasta los minutos finales de partido y que el Girona bien pudo avanzarse en el marcador en la segunda mitad, la sensación que deja el equipo es preocupante en cuanto a la poca asociación con los hombres de arriba y los evidentes problemas en el juego aéreo que sigue mostrando el equipo en las jugadas a balón parado.

El técnico soriano dio la alternativa a Aday en el once titular y volvió a alinear a Richy como central respecto al encuentro ante el Llagostera. Se esperaba un partido incómodo, con muy poco fútbol y mucho juego aéreo, en un campo extremadamente pequeño y difícil para los visitantes pese a que los precedentes indicaban lo contrario. El equipo salió bien sobre el terreno de juego y, nada más iniciarse el partido, tuvo el 0-1 en un lanzamiento de falta servido por Granell al que no llegó a rematar Kiko Olivas. Fue la acción más destacada de los gerundenses en toda la primera mitad y solo llevábamos tres minutos sobre el terreno de juego.

A partir de esa acción, los burgaleses se impusieron en todo momento, siendo dominadores del encuentro, basando su peligro en rápidas acciones de contragolpe, aprovechando las pérdidas que generaba su presión sobre los hombres visitantes. El balón parado fue un quebradero de cabeza, una jornada más, para la portería defendida por Becerra quien vio como un intento de gol olímpico de Alex García impactaba en el poste a punto de llegar al primer cuarto de hora. Él y Lago Junior fueron los hombres más destacados de Carlos Terrazas. Precisamente, el extremo protagonizó dos buenas acciones que hubieran podido adelantar a los locales. En la primera, tras una buena jugada de Ion Vélez, remató demasiado alto cuando encaraba la portería rival y, en la segunda, Richy llegó providencialmente al cruce cuando se disponía a batir a Becerra.

Con el resultado inicial se llegó al descanso y, pese a que la imagen del equipo mejoró en la segunda mitad, siguió la superioridad local en los segundos 45 minutos. Al igual que en el primer tiempo, la primera fue del Girona. Mata remató defectuosamente una buena jugada de Clerc por banda izquierda. A partir de ahí, asedio constante sobre la portería de Becerra. Nuevamente Richy cortaba un peligroso disparo de Lago Junior antes de la triple ocasión de los locales en el minuto 53. Becerra desvía un centro del extremo local y el rechace llega a los pies de Alex García que ve como Aday desvía con la mano. Error del colegiado al no señalar una clamorosa pena máxima. La jugada siguió y entre Kiko Olivas y Richy (casi anota en propia portería) despejaron el peligro.

La ocasión más clara llegó pasado el cuarto de hora de la segunda mitad. Ion Vélez asistía a Néstor quien, incomprensiblemente, mandaba el balón alto desde dentro del área pequeña. El Mirandés estaba perdonando y el Girona había desaparecido por completo del encuentro. Pablo Machín dio la alternativa a Felipe y a punto estuvo de salirle bien la jugada en una acción del delantero que obligó a Raúl a hacer su mejor intervención. Con el cambio, el equipo generó algo más de peligro y pasó a dominar levemente el encuentro o, si más no, a apaciguar un poco el ánimo de los locales. Entre Granell y Aday se inventaron una jugada de estrategia que la defensa desvío a lanzamiento de esquina y Jairo, con Borja García sobre el terreno de juego y el equipo jugando con un 4-2-3-1, malogró una gran jugada colectiva entendiendo que debía combinar en lugar de finalizar el que hubiera supuesto el 0-1.

Pero fue un dominio estéril y momentáneo ya que de nuevo los locales impusieron su peligrosidad en las jugadas a balón parado para llevarse los tres puntos. Había avisado Kijera en un remate de cabeza que obligó a una nueva intervención de Becerra, pero en la siguiente no se pudo hacer nada. Alex Ortiz se adelantaba a Lejeune y ponía el 1-0 en el marcador al rematar totalmente libre de marca. Pese a que aún quedaban diez minutos el Girona no supo encontrar el método que pudiera inquietar la portería local y, únicamente en acciones individuales de un Jairo muy impreciso en los últimos metros, intentó sin éxito nivelar el marcador.

Con esta nueva derrota, el equipo afrontará la visita del Almería (que estrenará técnico tras el cese de Sergi Barjuan) con la mente puesta en salir de la zona peligrosa de la clasificación. Un nuevo desliz ante su afición provocaría una inquietud olvidada tras la gran temporada pasada.



La frase de Machín: “Con el cambio de sistema, hemos mejorado”.



Mirandés 1-0 Girona

Mirandés: Raúl, Kijera, Alex Ortiz, Galán, Rúper (Lázaro, 70’), Provencio, Carlos (Carnicer, 84’), Néstor, Alex García, Lago Junior (Abdón Prats, 66’) y Ion Vélez.

Girona: Becerra, Aday (Borja García, 73’), Kiko Olivas, Richy, Lejeune, Clerc (Llonch, 86’), Pere Pons, Eloi, Granell, Mata (Felipe, 61’) y Jairo.

Goles: 1-0 Alex Ortiz (80’).

Árbitro: Ruipérez Marín (Colegio Castellano-Manchego). Amonestó a los locales Carlos y Abdón Prats.
Incidencias: 7ª Jornada de la Liga Adelante. Estadio de Anduva. 3.002 espectadores.



0 comentarios:

Publicar un comentario