Resumen trimestral del Girona FC. (Junio - Agosto 2015). Por @BofillJordi1

Posted by Penya Jandrista GFC On 21:29:00 0 comentarios

Resumen trimestral del Girona FC. 

(Junio - Agosto 2015)

por Jordi Bofill.

Tras la decepción sufrida en el tramo final de la temporada anterior, al ver como se escapaba el sueño del ascenso dramáticamente en tiempo de descuento ante el Lugo (que terminó con una sanción de 1500 euros al club por el lanzamiento de un botellazo al linier y el cierre parcial de un sector de la gradería en un encuentro por determinar) y posteriormente ser derrotados en la eliminatoria de ascenso ante el Zaragoza, el Girona empezaba a preparar la campaña 15/16 en un verano muy movido tanto en lo institucional como en lo deportivo.

Poco tardó el club en ofrecer los primeros movimientos. El primero y más destacado fue la compra por parte de la empresa TVSE Fútbol del 80% de las acciones del club. La empresa francesa, presidida por Samir Boudjemaa, depende de la sociedad TV SPORT EVENTS, encabezada por Jean-Louis Dutaret. Con una filosofía clara de profesionalizar las diferentes áreas de trabajo, la empresa tiene como objetivos no perder la identidad del club, construir un proyecto a largo plazo, aumentar las vías de ingreso, hacer crecer la masa social y, deportivamente, darle mucha importancia al fútbol base y potenciar un “estilo Girona”, reconocible en todas sus categorías. En su estructura tendrá un papel destacado Pere Guardiola como consultor externo de la propiedad.

Jean-Louis Dutaret y Samir Boudjemaa, nuevos propietarios del Girona FC.


Tras la puesta en escena del nuevo grupo inversor, Patxi Otamendi (presidente desde el mes de Marzo), dimitió de su cargo por voluntad propia. Su sucesor fue un viejo conocido para la afición, Delfí Geli, quien fue miembro de la primera plantilla durante cinco temporadas. Geli llega con la intención de “hacer entre todos un club mejor”. Seducido por el nuevo proyecto, el nuevo presidente dio mucha importancia a la estructura que se creará en todo el fútbol base, queriéndose involucrar desde el primer momento. No fue este el único movimiento que se generó: Ignasi Mas-Bagà fue nombrado nuevo Director General del club substituyendo a Javier Pequeño. Mas-Bagà llega tras haber estado vinculado, entre otros, a Media Sports Marketing (del Grupo Mediapro) y a la Liga de Fútbol Profesional, donde participó en el proyecto LFP World Challenge, como Director de Eventos Deportivos. Albert Mateos, por su parte, fue nombrado nuevo responsable del área social.

Ignasi Mas-Bagà, nuevo Director General del Girona FC.
Dos nuevos patrocinadores se incorporaron al club durante este verano: CityLift Ascens (como patrocinador principal, con un contrato de dos temporadas) y Pneumàtics Perelló (tras muchos años vinculados al club, este año han dado un paso más, con presencia en la camiseta de Ventaneumaticos.com, empresa vinculada al grupo gerundense).

A final de Agosto se celebró la Junta General de Accionistas, aprobando un presupuesto de 4.327.000 euros, con un superávit de 304.000 euros. El nuevo Consejo de Administración será presidido por Ignasi Mas Bagà (Director General del Club) y estará formado por: Salvador Capdevila (abogado, ex senador y ex decano del Colegio de Abogados de Girona), David Sánchez (abogado y representante de TV Sport Events), Joel Borràs (Media Base Digital) y Albert Mateos (Diplomado en Ciencias Económicas y Empresariales. Gestor de empresa. Ex directivo del Girona en dos gestoras y miembro fundador de la Asociación de Pequeños Accionistas). A fecha de 15 de Agosto, el Girona había alcanzado los 4.646 abonados.

Deportivamente el equipo volvía al trabajo el 15 de Julio, poco más de un mes después de haber terminado el curso anterior y, como cada temporada, el trabajo de la secretaría técnica (con Quique Cárcel a la cabeza) era fundamental para conseguir, en primer lugar, mantener a los pesos pesados en la plantilla y, posteriormente y con un presupuesto mínimo, ultimar los retoques para conseguir una plantilla lo más competitiva posible.

5 jugadores volvían a sus respectivos equipos tras terminar su cesión en el club: Ramalho (Athletic Club), Íñiguez (Villarreal), Cifuentes (Elche), Christian Alfonso (Espanyol) y Cristian Gómez (Espanyol). A ellos, se les sumaron tres jugadores más por finalización de contrato que el club tuvo claro que no debían continuar; Juanlu (Cartagena), David García y Gerard Bordas más el fichaje de Juncà (Eibar) por el Elche, aunque debido a su descenso, el jugador terminó en la máxima categoría del fútbol español. Caso aparte, los casos de Jandro (Huracán) y de Palatsí, que terminaron abandonando el club, pese a la voluntad de ambos en permanecer en él. La falta de formas y transparencia en ambos casos (no se resolvieron hasta principios de Agosto), enfadó mucho a la afición ya que se trataba de dos pesos pesados en la plantilla. El primero, por su larga trayectoria e importancia dentro del club; perdiendo protagonismo desde la llegada de Machín al banquillo. Palatsí, en cambio, pese a ser suplente de Becerra, tuvo una influencia muy positiva dentro del grupo, siendo una de las claves del buen ambiente dentro de la plantilla con un carácter excepcional pese a no disputar los minutos que él hubiera deseado. A este grupo de jugadores se les unieron Sandaza (Tokyo), pieza clave de la última temporada siendo el máximo goleador del equipo, quién se vio tentado por la gran oferta económica recibida por el fútbol japonés, y Rovirola (Llagostera), quién abandonó el club tras no sentirse lo suficientemente valorado dentro de la entidad. Poco después sería el tercer portero, Andrés Díez (Hospitalet), quién dejaba el club al ver las pocas oportunidades de las que iba a disponer.

Un año más, Cárcel (recordemos que rechazó una oferta como secretario técnico de la UD Las Palmas en Primera División), se puso manos a la obra y los primeros refuerzos no tardaron en llegar pese a que la plantilla no se cerró hasta los últimos días de mercado. Tanto él como Machín (renovado hasta 2018) se vieron seducidos por los nuevos propietarios del club y quisieron formar parte del nuevo proyecto de la entidad. Pese a la buena temporada realizada y el interés de varios clubes sobre jugadores importantes, se logró mantener al bloque del equipo. Jugadores como Becerra, Granell (ambos en el once de la pasada liga), Lejeune (fichado por el Manchester City y cedido al club durante esta campaña), Richy (renovado por dos años más con opción a un tercero) y Mata, pese a estar tentados, decidieron seguir en el club. Seguían de la pasada temporada Aday, Carles Mas, Sebas Coris, Pere Pons, Eloi Amagat y Felipe Sanchón. A estos, se les sumaron los fichajes de Rubén Alcaraz (Hospitalet), David Oliveros (Real Madrid), Kiko Olivas (Sabadell), Pol Llonch (Espanyol), Borja García (Córdoba) y Pedro Alcalá (Llagostera) mientras que se conseguían las cesiones de Marcelo (Juventus), Clerc (Espanyol), Jairo (Espanyol), Javi Álamo (Zaragoza, con obligación de compra al finalizar la temporada), Germán Parreño (Espanyol), Rubén Sobrino (Manchester City) y Nwakali (Manchester City). Albert Vivancos, cedido la pasada temporada a l’Hospitalet, completaba la plantilla firmando un contrato por tres temporadas con el primer equipo.

Rubén Sobrino y Pedro Alcalá, dos de los grandes fichajes del Girona FC para esta temporada.


No fueron estos los únicos movimientos del club ya que hay que destacar los fichajes, cesiones y renovaciones de algunos miembros de la primera plantilla y de jóvenes jugadores con quienes el club cuenta en un futuro próximo. Carles Mas, operado con éxito durante el verano de una lesión en el menisco de su rodilla derecha, vio prorrogado su contrato hasta 2017. Sebas Coris también renovó hasta 2018. David Bigas, quien jugó la mitad de la pasada temporada cedido en el Sant Andreu, fue cedido de nuevo, esta vez a l’Hospitalet tras disputar los dos primeros encuentros de pretemporada. El club también incorporó a Ayub El Harrak (cedido al Marbella), David Serrano (Martinenc) y Traoré (cedido al Olot) mientras que renovó contrato a Joel Arimany por cuatro temporadas y cedió a Eloi Zamorano al Granollers.

Tras una pretemporada atípica, con pocos partidos y jugadores que fueron incorporándose poco a poco a las órdenes de Pablo Machín, el Girona fue cogiendo el ritmo necesario de cara a empezar una nueva temporada (la octava, el equipo con más temporadas seguidas actualmente en la Liga Adelante). El stage de Peralada se completó con cuatro encuentros amistosos (el quinto, ante el Lleida fue suspendido y se disputó uno a puerta cerrada ante el Espanyol “B”). Dos victorias (Peralada 1-3 y Espanyol 3-0 en un bonito Trofeo Costa Brava que encumbró a Lejeune como M.V.P.), un empate (Olot 2-2, con posterior derrota en los lanzamientos de penaltis) y una derrota (Llagostera 1-0), fueron el balance de los hombres de Machín antes de empezar la liga en San Mamés. La victoria ante el Bilbao Athletic por 0-1 (Jairo), confirmó las buenas sensaciones dejadas la pasada temporada. Una derrota ante el Numancia (2-3) en la segunda jornada, volvió a poner al equipo con los pies en el suelo.

0 comentarios:

Publicar un comentario