La crónica del Bilbao Athletic 0 - Girona FC 1. Por @BofillJordi1

Posted by Penya Jandrista GFC On 13:52:00 0 comentarios

INICIO SOÑADO

por Jordi Bofill.

Un eficaz Girona solventó con la primera victoria de la temporada su debut en la Liga Adelante ante el Bilbao Athletic. Tras una primera mitad muy igualada, el equipo fue ganando terreno a medida que avanzaba el encuentro. La expulsión de Unai Bilbao al poco de iniciarse el segundo tiempo fue decisiva para que el conjunto de Machín pasara a ser claro dominador del choque para, a nueve minutos del final, lograr la definitiva victoria tras un gol en claro fuera de juego de Jairo Morillas, quién había entrado pocos minutos antes sobre el terreno de juego. Una victoria lograda fundamentalmente desde la seriedad defensiva (con unos inmensos Lejeune y Kiko Olivas), que ayudará a seguir con el proceso de crecimiento natural del equipo ante los cambios realizados en la plantilla. La falta de adaptación de algunas piezas aún es bastante evidente, aunque lógica por los pocos minutos que llevamos en lo que va de pretemporada.

La primera alineación de Pablo Machín fue la prevista por todos visto el rendimiento del equipo en los partidos previos al inicio de la Liga. No decepcionó lo visto sobre el terreno de juego, ya que, a excepción de algunos huecos por banda derecha, el equipo se mostró bastante junto entre líneas. Interesante la aportación ofensiva de ambos carrileros (Javi Álamo sufre cuando debe correr hacia atrás), perfecto el acoplamiento de Kiko Olivas a la ya de por si segura línea defensiva (una nueva clase más de cómo ser central de Lejeune) y muy efectiva la presión sin balón de la zona ofensiva del equipo, empezando por un Mata muy activo en esta tarea y terminando por un Pere Pons ocupando todas las zonas del centro del campo.

Aunque el partido empezó con un aviso de los bilbaínos con un lanzamiento de Seguín que salió desviado por encima del travesaño, a medida que Alcaraz y Granell intervenían con el balón, este paso a ser claramente visitante. Las peligrosas internadas de Javi Álamo no encontraban rematador y las pocas opciones terminaban con flojos lanzamientos que apenas inquietaban la portería local. Tras el lógico tímido inicio, se pasó a un trepidante último cuarto de hora de la primera mitad. Un centro de Álamo encontró a Felipe, quién, con su pierna mala (si es que la tiene), remató al travesaño de la portería de Remiro. La réplica no tardó en llegar por medio de su hombre más peligroso, un Santamaría que avisó en dos ocasiones. La primera, interceptada magistralmente por Kiko Olivas, y la segunda, en un cabezazo a la salida de un córner, que se topó con el palo cuando ya se cantaba el gol. Justo antes del descanso, Mata logró ver portería tras un medido centro de Pere Pons, pero el colegiado anuló la jugada por fuera de juego. Justo, pero bien anulado.

La segunda mitad empezó con el intercambio de golpes con que terminó la primera. Una falta lanzada por Granell por parte del Girona y un lanzamiento desde la frontal de Unai López por el Bilbao Athletic fueron las jugadas más peligrosas antes de que llegase la acción que cambió el encuentro. Una dura entrada del central Unai Bilbao sobre Javi Álamo le valió la cartulina roja directa. A partir de ese momento, solo hubo un equipo sobre el terreno de juego, pese a que las contras locales siempre llevaron peligro. Poco a poco, los de Machín fueron incrementando una marcha tras otra para llevarse los tres puntos. Un posible penalti no señalado por una mano dentro del área y una contra llevada por Felipe y rematada fuera por Mata fueron las primeras opciones serias de los de Machín para encontrar el gol.

Precisamente, el técnico soriano se la jugó a falta de 20 minutos para el final, en una muestra de querer ir a por el partido, dando entrada a un delantero, Jairo, por un centrocampista, Alcaraz. Eso propicio un pequeño cambio en el sistema, pasando del 3-5-2 a un 3-4-1-2 donde Pere Pons y Granell (este con más llegada) actuaban en el mediocentro y Felipe ejercía de mediapunta por delante de Mata y Jairo. El peligro seguía acechando la portería defendida por Remiro, quién vio como un chut lejano de Lejeune se le estuvo a punto de complicar antes de que Jairo rematase alto tras un buen movimiento desde la frontal.

Pero como en tantas otras ocasiones, persistir en lo que se cree dio sus frutos. El Girona creyó en una victoria que no se concretó hasta el minuto 81, cuando una asistencia de Felipe Sanchón sirvió a Jairo (en fuera de juego) para encarar a Remiro y anotar el definitivo 0-1 en el marcador. Una justa victoria visto el rendimiento de ambos equipos de un Girona más inteligente y con mayor experiencia sobre el terreno de juego. 

Con estos tres primeros puntos y un puñado de cosas positivas (aunque queden muchas a mejorar), el Girona recibirá el sábado (20’30h) al primer líder de la categoría, un Numancia que viene de golear 6-3 al Tenerife en el debut en Los Pajaritos.



La frase de Granell:Este Girona tiene una esencia y no la perderá nunca”.

Bilbao Athletic 0-1 Girona

Bilbao Athletic: Remiro, Iriondo, Gil, Unai Bilbao, Undabarrena, Seguín (Guarrotxena, 70’), Vesga, Iru, Unai López, Jurgí (Yeray, 55’) y Santamaría (Villalibre, 83’).

Girona: Becerra, Javi Álamo, Kiko Olivas, Richy, Lejeune, Clerc (Aday, 78’), Rubén Alcaraz (Jairo, 69’), Pere Pons, Granell, Mata y Felipe (Vivancos, 90’).

Goles: 0-1 Jairo (81’).

Árbitro: Cuadra Fernández (Comité balear). Amonestó a los locales Unai Bilbao, Seguin y Iru y expulsó con roja directa al mismo Unai Bilbao; para los visitantes, amonestó a Javi Álamo y Granell.


Incidencias: Jornada 1 de la Liga Adelante. Estadio de San Mamés. 7900 espectadores.


0 comentarios:

Publicar un comentario