Jornada redonda; por @BofillJordi1

Posted by Penya Jandrista GFC On 10:31:00 0 comentarios

Jornada redonda

Por Jordi Bofill 

La euforia se desata en Girona tras la contundente victoria ante el Alavés y el pinchazo del Sporting en Alcorcón. El equipo de Machín vuelve a ocupar la segunda plaza en solitario con dos puntos de margen y depende de sí mismo para ser equipo de Primera División la temporada que viene. 270 minutos, eso es lo que queda para saber si este EQUIPAZO logra la sorpresa y culmina su memorable temporada con la gesta de ascender al club entre los más grandes. Dos partidos en Montilivi ante Llagostera y Lugo y el desplazamiento a Mallorca dictarán sentencia. Pero viendo el rendimiento de los de Machín, superando cualquier adversidad, podemos tener la seguridad de que no fallarán. Han demostrado ser un equipo en todos los aspectos y el ambiente que se respira es inmejorable. Falta el último empujón. 

El desplazamiento a Vitoria no era nada sencillo. Nos encontrábamos ante un rival que apuraba sus opciones de meterse en playoff y que en Mendizorroza suele jugar con una marcha más. Pero el equipo supo salir concentrado, quizás habiendo aprendido la lección del Mini Estadi y de la jornada anterior ante el Zaragoza. Con las novedades de Aday y de Carles Mas en el once, las ocasiones no tardaron en llegar. Avisó un Sandaza muy activo tras una gran jugada personal en el minuto tres, pero su lanzamiento salió demasiado desviado. El primer cuarto de hora estuvo marcado por el cierto descontrol de ambos equipos en el centro del campo y por dos jugadas polémicas que el colegiado (desastroso), creyó que no eran como tal. La primera, y más discutible, un gol anulado a Sandaza que el colegiado señalo como fuera de juego. Acto seguido, los locales reclamaron un leve contacto dentro del área sobre Barreiro. La efectiva presión local propició bastantes perdidas de pelota por parte de los hombres del Girona y en una de estas, una peligrosa contra terminó con un lanzamiento de Juanma por encima del travesaño en una de las opciones más claras del Alavés. Y, como suele suceder, del posible 1-0 se pasó al 0-1. Una excelente asistencia de Pere Pons la aprovechó Mata para superar a Goitia en su salida. Un gol más para el delantero, que está aprovechando su buen momento para asegurarse su continuidad en el once en este tramo final.

El primer paso ya estaba hecho. Y bien haría el Girona en sentenciar cuanto antes el partido y evitarse complicaciones. En lo que quedaba de primera mitad, el Alavés lo siguió intentando por medio de centros desde la banda buscando al peligroso Barreiro, su hombre más móvil ante la ausencia de Toti. Dos remates suyos demasiado cruzados pusieron fin a una primera mitad que si bien nos había dejado buenas sensaciones, no nos terminaba de convencer por lo corto del resultado. Y justo al llegar al descanso, llegó la noticia que más deseaba escuchar el Girona: el Sporting se dejaba dos puntos en Santo Domingo al empatar a cero ante el Alcorcón. Con esta momentánea victoria, el Girona le volvía a sacar dos puntos y a depender de sí mismo para el ascenso directo. Quedaban 45 minutos para rematar la faena.

Y se esperaba un Alavés en tromba al inicio de la segunda mitad, pero entre el excelente repliegue defensivo de los de Machín, y la seguridad que desprendían los jugadores ayer apenas se pasó apuros. Aunque tuvimos uno, y de los grandes. A la salida de un lanzamiento de esquina, Laguardia perdonó incomprensiblemente el empate rematando fuera desde el área pequeña. Con Iñiguez sustituyendo a un lesionado Ramalho (poco después caería Eloi), muchos pensaron que el equipo acusaría la inactividad de la zaga defensiva. Pero al igual que al primer tiempo, perdonó el Alavés y el Girona sentenció. De nuevo Mata, en jugada de estrategia, tiró perfectamente el desmarque al primer palo para rematar de cabeza y situar el 0-2 en el marcador. Otra vez Mata. Un jugador que poco tiene que ver con aquel delantero al que la portería le parecía minúscula. Está en un momento de forma extraordinaria y se lo ha ganado él solo. 

Con 0-2 en el marcador, el Girona controló el partido hasta su finalización. Muchas jugadas embarulladas, muy poco ritmo de partido y muchas emociones las que se vivieron en Mendizorroza por parte de unos visitantes que, incluso, redondearon una gran jornada situando el 0-3 en una contra de Juanlu Hens culminada por Felipe. El sueño se mantiene vivo, muy vivo. Y las posibilidades aumentan de nuevo aunque toca ser prudentes. Es de un mérito terrible lo que ha logrado este equipo. Recordemos que este no es el objetivo. Un equipo hecho para mantener la categoría y que, por casta, calidad y trabajo se encuentra en zonas más altas. Valoremos esto. Tres partidos. El domingo, a las 16.30h, el primero de ellos ante el Llagostera. Llenemos Montilivi. Este equipo lo merece.




 Ficha técnica:
  • DEPORTIVO ALAVÉS - 0
  • GIRONA FC                   - 3
Alavés: Goitia, Unai Medina, Laguardia, Jarosik, Raúl García (Xabi Castillo, m. 9), Toribio, Manu García (Juli, m. 61), Sangalli (Despotovic, m. 75), Juanma, Lanzarote, Manu Barreiro.

Girona: Isaac Becerra, Aday Benítez, Jonás Ramalho (Pablo Íñiguez, m. 46), Richy Álvarez, Carles Mas, David Juncà (Juanlu Hens, m. 86), Pere Pons, Eloi Amagat (Felipe Sanchón, m. 60), Àlex Granell, Jaime Mata y Fran Sandaza.

Goles: 0-1, m. 25: Mata. 0-2, m. 53: Mata. 0-3, m. 87: Felipe.

Arbitro: Lesma López (Comité Madrileño). Amonestó a Medina, Manu García, Laguardia por el Alavés a y Ramalho, Granell, Sandaza, Mata a por el Girona.

Incidencias: Partido de la jornada 39 de Liga Adelante disputado en el estadio de Mendizorroza de Vitoria, ante 8.136 espectadores, según el club.



La frase del partido: “Se me terminan los calificativos” (Pablo Machín, entrenador del Girona)



0 comentarios:

Publicar un comentario