Crónica del FC Barcelona B 2 - Girona FC 4

Posted by Penya Jandrista GFC On 21:08:00 0 comentarios

¿Y si los sueños se cumplen...?

por Jordi Bofill.

71 puntos en 37 jornadas. 71 puntazos que estos jugadores han logrado con esfuerzo, sacrificio, lucha, intensidad y amor propio. En posición de ascenso directo y dependiendo de si mismos a falta de cinco jornadas para que termine el campeonato. Esta es la preciosa realidad que hoy en día se vive en Montilivi. Una realidad que nadie nos ha regalado. Una realidad impensable a principio de temporada. Un escenario impropio de un club pequeño y humilde como el nuestro. Quizás por todo esto es tan bonito. Quizás por esto y más se nos permite soñar. Quizás nos lo hayamos ganado. Pero llegados a este punto me permitiré el lujo de dejar de soñar. Así que os invito a hacer lo mismo. Seamos conscientes de donde somos y de a dónde queremos llegar. Y creo que coincidiremos todos en la meta que buscamos. Todos lo hemos sentido hoy, en nuestro “MontiMini” particular. La cuarta victoria consecutiva, en este tramo de temporada tan importante, nos permite abrir la puerta de los sueños y mirar que hay detrás de ellos. ¿Y si los sueños se cumplen…?

Una de las enormes virtudes de este equipo es el no desfallecer nunca, ni ante el peor golpe o cualquier dura adversidad. El partido de hoy es un claro ejemplo de ello. La trepidante victoria por 2 goles a 4 ante el Barcelona B en un partido de locos, resume perfectamente el carácter de este equipo. El golpe del 1-0 al poco de empezar el partido, la paciencia de remar contracorriente sin demasiado éxito hasta poco antes del descanso, la perseverancia en forma de crear ocasiones en busca de una sentencia que hiciera más “tranquila” la victoria y el saber sufrir en los minutos finales cuando los azulgrana buscaban un empate totalmente injusto. Muchas claves y muchos detalles en uno de los mejores partidos en cuanto a ritmo e intensidad de la temporada. Muy buen juego de los de Machín, dominadores absolutos excepto en pequeños tramos del partido, que merecieron claramente los tres puntos. Y si no los lograron antes fue por las individualidades de los locales, que les mantuvieron en el partido hasta el final del mismo.

Salió bien el Girona, alentado desde las graderías por una afición EXTRAORDINARIA, siendo el jugador número doce del equipo. Y, claro está, así siempre es más fácil. Rápidamente nos dimos cuenta de cómo transcurriría el juego. Dominio del Girona, salidas rápidas y peligrosas del Barcelona B. Antes lo vimos, antes nos da la razón. Contra de los locales en el minuto 6 que Sandro, con un golazo desde fuera del área que pega en el travesaño antes de entrar, culmina en el 1-0. El mismo cuento de siempre, pero esta vez, con distinto final. La respuesta del Girona a ese gol fue seguir insistiendo, siempre con paciencia y velocidad, mucha velocidad en su juego. La primera que tuvo fue de Sandaza, muy próximo al centro del campo, con una vaselina que obligó a Suárez a reaccionar a tiempo. Granell, en una jugada colectiva, chutó muy centrado al paso de la media hora, en los mejores minutos de los visitantes. Era un ataque constante, aunque en cada contra o jugada dividida, el miedo al posible 2-0 nos hacía temer lo peor. Mucho peso del juego ofensivo caía por banda izquierda con el retorno a la titularidad de David Juncà, que cumplió con nota, ofreciéndose, abriendo el campo y combinando con mucho peligro, especialmente con Granell, jugador que ha vuelto a dar otro paso hacia delante, siendo hoy uno de los mejores del equipo. El gol se veía venir aunque no llegaba. Eloy y Richy en jugadas de estrategia y Mata en un uno contra uno que despejó atentamente Suárez lo intentaron de nuevo antes de la jugada que marcaría el partido. 

Corría el minuto 42 del primer tiempo y todos teníamos la sensación de que se llegaría al descanso con la injusta desventaja en el marcador. Samper lo tenía todo a su favor para despejar un balón largo de la defensa visitante pero la lucha de Mata le hizo recuperar el balón y superar por el palo corto la salida del portero. Era el 1-1. Gol psicológico que vendría muy bien para afrontar la segunda mitad. Qué gran momento del ex del Lleida, que logra con este su cuarto gol en sus últimos tres encuentros (recordemos que se perdió el de Huelva por sanción). Si dicen que la fe mueve montañas, que se fijen en el ejemplo de un jugador criticado por muchos y que con su trabajo se ha ganado un sitio en el once, ayer en detrimento de un intocable como Felipe Sanchón. Se llegaba al descanso con buenas sensaciones pero nadie imaginaba el repaso que estaba a punto de verse en la segunda mitad.

Fueron 25 minutos indescriptibles donde tanto equipo como afición vivieron una conexión fantástica. La salida en tromba del equipo fue tan espectacular como sorprendente, parecida a la de los primeros minutos ante Osasuna en la jornada anterior. Dos goles, un tiro al palo y dos tantos anulados hablan por sí solos. Avisó Sandaza nada más salir de vestuarios en un uno contra uno que desvió Suárez con una gran mano abajo. Fue el último aviso. Un rechace a la frontal del área permitió a Eloi, con un chut raso ajustado al palo adelantar al Girona en el marcador. Beso en el escudo y celebración al lado de la afición. La gente empezaba a animarse de lo lindo y en tres minutos más llegó el éxtasis. Gol anulado a Mata por “presunta” falta de Eloi en la lucha por el balón y, en la jugada siguiente, Cifuentes (en una de sus incontables carreras por la banda) la pone perfecta para que Sandaza remate de cabeza. Su remate impacta en el poste, pero en el rechace no perdona y sitúa el 1-3 en el marcador.

Eran los momentos de gloria del Girona. La afición, con un papel espectacular, seguía haciendo de las suyas, incluso tomando el Mini para hacer la ola. Y los jugadores querían más. Era el momento de matar el partido y el no hacerlo, casi lo cuesta. Nuevo pase al hueco de Eloi (fatal el Barcelona B a la hora de defender, dejando muchos espacios entre líneas), Cifuentes regatea a Suárez y su remate da en el poste cuando ya se veía el cuarto en el horizonte. Gol que llegó en jugada de estrategia mediante Lejeune minutos después y que el árbitro se encargó de anular. Lo dicho, una exhibición. La versión más ofensiva de este equipo en lo que llevamos de temporada. Buena señal que llegue a estas alturas. Pero quien perdona lo paga, dicen. Y el Girona estuvo a punto de hacerlo por más inmerecido que hubiese sido. Porque el partido cambió totalmente cuando a los de Machín se les empezó a agotar la gasolina y a Jordi Vinyals le dio por meter a Adama en el campo. Tocaba sufrir.

Pero si este equipo algo sabe hacer es saber sufrir. Adama volvió locos a todo jugador con el que se cruzaba y fue, con diferencia, quien más apuros dio a la defensa visitante. Primero lo intento en un chut que marcho desviado, más tarde provocó una falta que Grimaldo lanzó al travesaño y finalmente, a falta de diez minutos y en una jugada a la contra puso el 2-3 en el marcador. Cabe resaltar que segundos antes del gol, una jugada entre Cifu y Mata, acabó con un uno contra uno de este último que Suárez despejó con una gran intervención. Treinta segundos después, el filial se metía en el partido. Con ellos jugándose el descenso no podíamos esperar otra cosa que no fuese ataques constantes hasta el final del partido, pero entre la seguridad defensiva y la mano habitual de Becerra el Girona supo aguantar su ventaja hasta que en tiempo de descuento llegó la puntilla. Salida rápida de Felipe a la contra, su chut lo rechaza Suárez y Cifuentes, a puerta vacía, lograba el definitivo 2-4 en el marcador. Tres puntos más y una jornada menos.

A partir de aquí, cinco finales en las que este equipo dará todo lo que tiene en busca del objetivo del ascenso. El primer rival será el Zaragoza, el domingo a las 12h en Montilivi. Se merecen que reventemos el estadio con un lleno absoluto. Nos merecemos reventar el estadio para gozar de su juego. Si equipo y afición van de la mano confío ciegamente en que seremos imparables. Y a vistas de la celebración de los jugadores y el cuerpo técnico, cogiéndose de las manos y alzándolas hacia la afición, tenemos mucho ganado. De nadie más que de nosotros mismos depende. Única y exclusivamente de nosotros. Además… ¿Y si los sueños se cumplen…?



1x1

Becerra: A su nivel habitual. No pudo hacer nada en el primer gol aunque me queda la duda de si puede hacer más en el segundo. Sacó otra mano providencial en los minutos finales. 7

Juncà: Como si nunca se hubiera ido. Aportó profundidad y peligro por banda izquierda con mucha movilidad y ritmo de juego. Se pierde el partido ante el Zaragoza por sanción. 8

Aday: Estuvo poco tiempo sobre el terreno de juego pero se dejó notar. Tuvo el gol en un chut que salió fuera por poco. 7

Lejeune: Sufrió más de lo habitual, primero ante Dongou y luego con la aparición de Adama. Su buena colocación tapó su menor velocidad ante ellos. 7

Richy: No pasó por muchos apuros y los que tuvo los solventó con su sangre fría habitual. Su mejor temporada de largo. 7

Ramalho: Enorme en el corte y en la anticipación. Vive un momento muy dulce. Se le con confianza y muchísima seguridad. 9

Cifuentes: Incansable. Subió la banda una y otra vez. Dio el centro en el tercer gol y marcó su primer gol de la temporada en el descuento. 10

Eloi: Mejora a medida que transcurre la temporada. Se merecía un partido así, brillando más en la faceta ofensiva de lo que en él es habitual. Marcó el momentáneo 1-2. 9

Jandro: Salió para dar algo más de tranquilidad al juego y para aportar su último toque con el partido totalmente roto. 6

Granell: Espectacular. Pocos viven este éxito como él. Su primera mitad, digna de un jugador titular en Primera División. Tiempo al tiempo. 9

Pere Pons: El peso que ha ganado en el equipo se ve con una madurez inusual dentro del terreno de juego. Nadie le gana en recuperación de balones ni en lectura de espacios. 8

Mata: Bendito sea el día en que volvió a marcar. Desde ahí, hemos recuperado al goleador incansable que se había lucido en los equipos donde ha estado. Debemos seguir aprovechando su momento. 9

Sandaza: Vuelta a la titularidad con un nuevo gol en su cuenta particular. Si a eso le añades su lucha y su espíritu de equipo lo conviertes en insustituible. 9

Felipe Sanchón: El futbol le debe aquel penalti que falló hace un par de temporadas. No está fino cara a puerta, pero suya fue la jugada del cuarto gol.

La frase del partido: “No sabía si estábamos en el Mini o en Montilivi. La afición ha estado espectacular” (Eloi Amagat, jugador del Girona).



Barcelona B (2): Suárez; Patric, Juste, Grimaldo (Román, min.86), Palencia; Samper, Gumbau, Halilovic (Adama, min.52); Munir, Dongou (Cámara, min.71) y Sandro.

Girona FC (4): Becerra; Juncà (Aday, min.65), Lejeune, Richy, Ramalho; Cifuentes, Eloi (Jandro, min.83), Granell; Pere Pons, Mata, Sandaza (Sanchón, min.69).

Goles: 1-0: Sandro, min.6. 1-1: Mata, min.42. 1-2: Eloi, min.47. 1-3: Sandaza, min.54. 2-3: Adama, min.80. 2-4: Cifuentes, min.90.

Árbitro: Pizarro Gómez (Comité madrileño). Amonestó a Gumbau (min.11), Samper (min.39), Lejeune (min.46), Eloi (min.49), Juncà (min.61) y Sandro (min.75).

0 comentarios:

Publicar un comentario